lunes, 4 de enero de 2010

La vuelta al Cole



Vengo del blog de Germán Gijón. Ha empezado el año con un magnífico post Reality, sweet reality que me ha servido de inspiración para el mío de hoy. Empieza, tras el paréntesis navideño, un nuevo curso. El del 2010. Un curso que, al menos yo, no sé si será igual, peor o mejor que el del 2009. Y no lo sé porque ni soy adivino, ni manejo datos suficientes para aventurarme a pronosticar, ni siquiera el corto plazo, entre otras razones debido a que decir que nos van a crujir por todos los lados, - que la cuesta de enero este año tiene una pendiente de más de 70 grados- no tiene mucho mérito. El caso es que podría hacer unos cuantos pronósticos tanto optimistas como pesimistas y estoy convencido de que en el caso de no acertar, podría excusarme alegando que «no había enviado mis pensamientos a luchar con los elementos». Además, siempre podría buscar una cabeza de turco, que para echar las culpas la lista es interminable. Pero no: lo que pasa es que estoy despistado e ignoro si estoy repitiendo curso, si me aprendí la lección o si estoy cambiando de colegio y todavía no me he adaptado. Tampoco ayuda el hecho de que ahora la sociedad se calibra en versiones 1.0, 2.0 y no se si mi versión, la mía, es pirata, o sí soy punto y aparte y no tengo actualizado el software mental que me permita ver con claridad cómo será el futuro.

Tampoco es grave. Sólo se trata de repasar lecciones, asistir a las clases particulares que nos ofrece la vida y ser constante en el estudio para ir tomando el pulso poco a poco, que la velocidad a la que vamos y mi cerebro no acaban de entenderse bien; y cuesta.

Pues bien, en estos comienzos de año, he repasado una lección antigua que parece que no fui el único que la olvidó y que hoy os dejo por si no os acordabais, os fumasteis la clase o conocéis a alguien que le pudiese hacer falta.

Os deseo un magnífico lunes de vuelta al Cole.(al que le toque claro)

Una vieja historia cuenta que un monje, al que todos llamaban Maestro iba a pronunciar una conferencia sobre la Destrucción del Mundo. Se había corrido la voz por toda la región y fue mucha gente la que acudió a los jardines del monasterio para escucharle. La conferencia concluyó en menos de un minuto: Todo lo que el Maestro dijo fue: «Estas son las cosas que acabarán con la raza humana»:

La política sin principios.

El progreso sin compasión.

La riqueza sin esfuerzo.

La erudición sin silencio.

La religión sin riesgo.

El culto sin consciencia

¿Os suena?

18 comentarios:

FAH dijo...

Excelente historia. Me ha gustado y tuiteado, claro. Te deseo lo mejor y que nos veamos más a menudo. Feliz 2010. Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Gracias por tuitearlo. Yo también te deseo lo mejor. Un abrazo muy fuerte y feliz 2010.

JLMON dijo...

FELIZ AÑO FERNANDO Y QUE PODAMOS "AMPLIAR" UN POCO MÁS LA CONFERENCIA DEL MONJE AUNQUE ESTÁ COMPLICADO!

Germán Gijón dijo...

Hola, Fernando:
gracias por la mención. En conjunto, la vuelta al cole parece obligarnos a olvidar valores que hemos rescatado en estas fechas, y bueno es que tras repasar contenidos mantengamos el pulso de la ilusión y la entrega, que falta le hace al mundo. Eso contrarrestará en cierta medida la visión aséptica del día a día.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

@ JLMON - Feliz año también para ti y como dices, podamos ampliar la conferencia del monje, aunque creo que si esas primeras reflexiones se siguiesen avanzariamos mucho.

Saludos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Germán:

Se trata un poco de eso, de contrarestar la visión aséptica del día a día y sobre todo no olvidar.
Un abrazo

Katy dijo...

Hola Fernando, bienvenido al nuevo curso escolar. Con estas asignaturas pendientes que has citado no hace falta ser adivino, para saber que muchos tenemos el suspenso garantizado como no nos apliquemos lo sufieciente. Habráq que studiar es lo único que podemos hacer y a corto plazo.
Para empezar te felicito por la introducción.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy.

Así es, vamos a tener que aplicarnos mucho para que no nos suspendan y podamos progresar adecuademente.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

gaHola Fernando:
¿Que si me suenan?
Son como seis mazazos a la conciencia colectiva. No se puede resumir mejor nuestra situación actual.
Tomo nota y con tu permiso lo utilizaré en alguna ocasción.

Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Eso me parecía a mi y por eso lo publico.Por supuesto puedes hacer con ello lo que quieras. Te envio por correo lo de la músioca.
Un abrazo

Pedja dijo...

Fantástico post, feliz 2010, uno de mis objetivos, sentarnos a comer tú, yo y Paco algún día en Madrid, un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Ese objetivo que tienes, seguro que se cumple ya sea en Madrid o en Londres. Un abrazo y feliz año.

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
De vuelta a la actividad, me ha gustado leer este post en el que mencionas a Germán (donde ya he estado antes jeje). La cuestión es que me decanto por ser optimista porque presiento cosas buenas no porque sea adivino.
Cada uno maneja sus termómetros y los míos me indican que hay muchas ganas de que las cosas vayan bien. Nuestro afán debería ser contagiar a cuantos podamos. El discurso del maestro no hace más que señalarnos que la mayor parte del esfuerzo depende de nosotros y si es así, que por nosotros no quede.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Gran post, Fernando. Me ha encantado la historia del monje y sí, desgraciadamente, me suenan mucho algunas de las circunstancias que supondrían el fin del mundo, sobre todo la de la política y la del progreso.

¡Feliz 2010 para ti también!

Un fuerte abrazo

Maria dijo...

Porqué será que por mucho que repasemos la lección siempre la archivamos. Gracias por recordárnoslo, intetaremos aplicarnos a fondo a ver si mientras nos dure la ilusión y esperanza logramos algún pequeño cambio, aunque no sea más que en nuestras vidas y así podremos contagiar a los que nos rodean. Un besazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep:

Hombre yo también soy optimista. Ganas hay y como dices, hay que contagiarlo. Todo depende de nosotros.

Un abrazo y espero que los Reyes se hayan portado bien contigo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando.

Me alegra que te haya gustado. y estoy totalmente de acuerdo también en lo de la política y el progreso porque ahí, creo que está la clave.

Un abrazo y feliz 2010 lleno de éxitos y felicidad.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Un placer como siempre verte por aquí. Los pequeños cambios, al final son los que van transformando todo y ahí es donde debemos poner atención.

Un beso y feliz año para tí.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...