martes, 12 de enero de 2010

Comunicación a través de pentagramas

Hay poca gente a la que no le guste la música. Puede no gustarle un estilo en concreto, ya sea jazz, blues, soul, clásica… o gustarle mucho, aunque sea «Paquito el chocolatero» o cualquier pachanga de verano -que ya tiene delito-, pero que, al fin y al cabo, son obras tan respetables como la Flauta mágica de Mozart. La música, como he hablado aquí otras veces, o como el título de otro de los blogs que publica Francisco Alcaide es emoción. Y esas emociones, en definitiva son comunicación escrita en pentagrama. Es posible que esto sea debido a que cuando faltan, fallan o no se encuentran las palabras, solo hay un lenguaje que pueda ser comprendido sin necesidad de haber asistido a ninguna escuela de idiomas o conservatorio alguno. Y ese es el de la música, como ya comenté hace tiempo en otro post.

Cuando alguien compone una pieza está expresando algo, comunicando algo, al igual que un escritor o un pintor. Ese pentagrama en el que se ordenan las notas de las ideas, de las emociones, de los sentimientos, es el reflejo de su autor. Desgraciadamente, la gran mayoría de la humanidad, debido a la falta conocimientos musicales o teniéndolos, es incapaz de expresar y ordenar en un pentagrama estas ideas, por lo que se ve. o  nos vemos, obligados  a utilizar la obra de otro para expresar o explicar esas emociones que sentimos; o para ilustrar un ejemplo empresarial; o para decir mediante rodeos musicados aquello que queremos compartir. Algo así ocurre también con las películas y las bandas sonoras, o cuando citamos a otros autores y hacemos nuestras las reflexiones que en su día se curraron, pero que nos gustan y pasan a formar parte de nuestra personalidad. En función de esa personalidad, seremos capaces de leer una u otra partitura, adaptarla, mezclarla e interpretarla para comunicar aquello que queremos decir.

Y eso es lo que hacemos, apoyarnos en ella porque sabemos que con letra o sin ella, se comprenderá nuestro mensaje. Aunque no es fácil. Requiere de grandes dosis de empatía para que la melodía sea la adecuada para nuestro interlocutor y mucha comprensión por parte de éste para albergar una comunicación que siempre se emite desde lo más profundo del alma.

Os dejo un video de una actuación de Michel Camino y Tomatito que interpretan a dúo un tema de su disco Spain  en el que parece que los instrumentos están expresando y comunicando muchas cosas.

Feliz martes.

14 comentarios:

pilar mandl dijo...

¡Qué razón tienes Fernando!

La música es el idioma más universal que existe... desde que nacemos.

Y también los animales responden a su sonido, acuérdate del experimento que hicieron con vacas que daban más leche escuchando a Mozart (si es que Mozart siempre fue niño prodidio:-) y dicen que las plantas crecen más hermosas con música...

Un abrazo

Katy dijo...

Hola Fernando, con la música el alma vibra en alta frecuencia. A mi me educaron en ella. Hace revivir, comunicar, oler, sentir que todo tu ser ser despierta y vibra al son de esos pentagramas que han escrito otros pero que has hecho tuyos en un momento de tu vida y te enlaza para siempre...
Bello post lleno de sensibilidad y armonía.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pilar:

Yo, al menos, creo que es así. La música nos acompaña siempre y nos dice muchas cosas, como a las vacas o a las plantas.
Gracias por pasarte
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Asi es, la música sale del alma, y el alma como bien sabes comunica muchas cosas.
Un beso

Myr dijo...

Es cierto, querido amigo.

Lástima que soy la mujer más desentonada del mundo. Me echanban de todos los coros del colegio a patadas.... así que música siempre di teórico. Me gusta escuchar, eso si... pero ejecutar, prefiero en forma de poemas...

Abrazos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr:

Pero una vez que escuchas lo puedes utilizar para compartir. De todas las formas , la poesia puede ser música.
Un beso

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
Me ha gustado mucho tu enfoque. Como a Myr, creo que Dios no me llamó para interpretarla pero sí para escucharla con deleite.
Como lenguaje universal tal vez sea uno de los mejores medios para entendernos. No sé si viste una entrada de Alberto Barbero que hablaba del liderazgo en función de la dirección de orquestas. Si no es así te lo recomiendo.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep Julian.

Si, si lo lei y me pareció estupendo el artículo de Alberto. Me gusto el enfoque de estilo de dirección musical versus empresarial.
La música es más de lo que parec.
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
este post tuyo da para mucho. A mí hubo un momento en que la literatura, la música, el teatro especialmente(aquí la diferencia está en mi hija), me hacían daño(el teatro aún me hace). No era otra cosa que celos, hasta que comprendí que si yo fuera un gran novelista o un excelente músico estoy seguro que disfrutaría mucho menos que lo que lo hago ahora, pudiendo leer o escuchar música casi desde la pureza que da la falta de conocimiento. Ya te digo que da para mucho. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Apuntas algo muy importante, que es el deseo plasmar mediante la literatura, la música etc...lo que eres y quieres comunicar. Cuando sabes que no eres capaz de ser un virtuoso, lo aceptas y entonces utilizas la de otros como medio, y es realmente cuando se disfruta.
Da para mucho, si.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Una de las cosas que más une es la música. Es tan universal que hace que personas de diferentes culturas sientan lo mismo ante determinada pieza.
Siempre he pensado que la música es una de las cosas que nos hace más humanos, porque posee dos claves fundamentales que sólo poseemos los humanos: La música es creatividad y sentimiento.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Yo también lo veo así. La música siempre nos hará más humanos. Y la razón de ello, es la que apuntas. Nace de la creatividad y de los sentimientos, aunque te pongo un matiz. (yo creo que los animales sienten también).
Un abrazo

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

Creo que "Somos música", por tanto, el que sabe escribir en pentagrama sabe describir lo que siente, pero sentirla, la sentimos todos, tengamos o no buen oído.

Precisamente, hace unos meses, escribí una entrada llamada así, "Somos música", donde compartía con los demás un vídeo sobre un proyecto llamado ""Playing For Change: Song Around the World "Stand By Me" ". (muy recomendable)

Siento y presiento que la música es de los elementos más universales que existen, si no el que más. Podemos no entendernos al hablar, pero todos sabemos tocar palmas, mover un pie, bailar o emocionarnos al compartir el resultado de un pentagrama.

Me ha gustado mucho tu post.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Me quedo con esto de tu post.
"Pero la música está dentro de cada uno de nosotros, de ti, de mí: nuestro pulso, el latir de nuestro corazón es música, ritmo y percusión, tam, tam….tam tam. El primer sonido constante de nuestra vida: el corazón de la madre, ese dulce guineo que quisiéramos conservar para siempre y que guardamos en algún lugar de nuestro interior."

Por otro lado, es como dices, no es necesario saber ponerla en un pentagrama para sentirla.

Me ha encantado, yo también utilicé ese video, que me apreció fantástico para un post.

Un beso

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...