martes, 24 de noviembre de 2009

El Efecto mariposa

El otro día aparecía en diferentes medios la siguiente noticia: «La temperatura promedio en todo el mundo está en camino de aumentar hasta seis grados centígrados si no se produce una acción urgente para frenar las emisiones de gases contaminantes». No sé si será cierto, carezco de la preparación suficiente para emitir un juicio al respecto, pero lo que si tengo claro es que clima ya no es lo que era.

No sé que estará ocurriendo, ahora mismo, en otros lugares del planeta, pero lo de Madrid no es normal. Estamos a finales de noviembre y todavía muchos árboles mantienen sus hojas, cuando lo normal es que estén más pelados que las cuentas de millones de españoles a final de mes. Además, hace una temperatura tan agradable que El Corte Inglés va a tener que cambiar su famoso slogan de «ya es primavera en el Corte Inglés» porque, al menos la de este año, nunca se acabó de ir.

Ayer, hace un rato, 23 de noviembre, sin ir más lejos, lo que me pedía el cuerpo después de comer era en lugar de ir a trabajar darme una vuelta por el Parque del Retiro y, en lugar de comerme unas castañas asadas, trasegarme a media tarde una horchata o un granizado de limón. Siempre podrá haber alguien que diga que en realidad no es para tanto y que lo que pasa es que este año ha salido raro. No seré yo quien lo discuta, pero que esto mismo, se lo cuente a la castañera, a los vendedores de abrigos y a aquellos que directa o indirectamente viven de la temporada de otoño o del frío. Pero la meteorología es imprevisible o imprecisa y pocos días después te sale un día tonto, que no es de otoño, ni de verano, ni de invierno, ni de primavera; un día con vientos huracanados o de lluvia del monzón que hace movilizar a todo el cuerpo de bomberos, las policías nacional y municipal y los chicos del Samur y protección civil, además de los curiosos que se asoman o se acercan para ver qué ha pasado. Esto en Madrid, claro, que en otros lugares tendrán su versión local. Esto preocupa y asusta.

El próximo mes tendrá lugar una cumbre sobre el cambio climático en Copenhagen que según los analistas será un fracaso. Da lo mismo que los casquetes polares se derritan, que los bosques desaparezcan, que los ríos se contaminen. Ninguna de las grandes potencias, empezando por Estados Unidos, están dispuestas a renunciar a su cuota de emisión de mierda porque el mundo ya hace mucho que se montó para generarla y esconderla. Eso sí, a ser posible, que en casa no se vea. Y así, los gobernantes de los países más poderosos promulgan leyes sostenibles y normativas medioambientales para sus ciudadanos, llenándoseles la boca de ecología, sostenibilidad, compromiso y cualquier cosa que suene a verde o parezca estar de moda; todo muy limpio, muy pulcro y muy mono.

Quizás sea una forma de limpiar sus conciencias y lavarnos el cerebro, porque la realidad suele ser otra: se fabrican coches más ecológicos (¿un coche puede ser ecológico?), en el «súper» te cobran la bolsa de plástico (pero casi todo lo que venden está envuelto en plástico o es plástico), cobran tasas ecológicas a los turistas, pero al tiempo, construyen urbanizaciones y los campos de golf crecen como setas. Del mar y la pesca ni hablamos: en esto, los japoneses y los de aquí, maestros: solo es la punta de un iceberg que se está derritiendo por debajo.

Daos una vuelta por los países de lo que llamamos tercer mundo o en vías de desarrollo y comprobareis que es por allí, donde más contaminación se produce y más mierda se encuentra. Es normal, es por allí donde se cometen las mayores tropelías, donde acaban los coches de quinientas manos, donde las calles huelen agrias o a gasóleo ahumado, donde se queman y talan bosques con variadas excusas pero un solo motivo, donde se da permiso para entrar a las multinacionales y éstas, lo hacen a saco con la connivencia de dirigentes corruptos ávidos de dinero, donde el concepto reciclaje no es más que unir piezas de diferentes puzzles y la sostenibilidad se entiende como la capacidad que tiene lo reciclado de aguantar.

En unos días, se reunirán y conseguirán sus acuerdos de mínimos, que no se les puede pedir peras al olmo, y sonreirán todos felices en la foto de «familia» para después vender sus «logros» a los ciudadanos que pasean felices por el carril bici que les han puesto como voluntad inequívoca de sus nobles intenciones.

Lo que no sé, es si se han dado cuenta (supongo que sí) de que puede haber un efecto mariposa -por permitir y alentar lo que está ocurriendo en estos países - que puede provocar no un cambio sino un caos climático.

Me gustaría volver a mis otoños; por nostalgia y por sentido común

Os dejo un video para la reflexión. Es subtitulado en inglés, pero se comprende perectamente. Buen martes.

15 comentarios:

Germán Gijón dijo...

Hola, Fernando:
yo he de confesar que soy un converso. Hace algo así como tres o cuatro años pensaba que eso del cambio climático era una corriente Gore en busca de beneficios a base de remover confusas conciencias y a costa de plumazos por conferencia, pero veo que esto no marcha bien, nada bien...
Veremos cómo estamos dentro de veinte años, pero la verdad es que aquí en Valencia había gente en manga corta a las seis de la tarde a las puertas de diciembre.
En fin, esperemos que el paso de la era industrial y tecnológica a la del conocimiento nos reporte beneficios también en ese aspecto.
Un abrazo, Fernando.

Katy dijo...

Hola Fernando, de vueltas con el cambio climático, hay para todos los gustos. Estoy de acuerdo contigo de que el clima ya no es lo que era. Lo que no tengo claro es la vuelta atras. Si esto se ha puesto en marcha ya no se puede parar, La tierra tiene sus propias leyes. Igual que se acabaron los dinosaurios nos llegó la hora a los bípedos que hemos hecho todo lo posible por acabar con nuestra cultura.
Ojalá y me equivoque, sería una buena noticia
Te dejo este enlace igual te descubre algo nuevo:
http://www.libertaddigital.com/opinion/editorial/la-mentira-climatica-al-descubierto-52000/

Rafa Bartolomé dijo...

Hace ya tiempo que discuto con los amigos e incluso con mi esposa sobre el cambio de clima, todos ellos son bastante escépticos al respecto. Para mí está muy claro no hay más que fijarse, como apuntas, en la naturaleza. No voy a repetir los cambios que se notan a simple vista, lo único que puedo añadir es que nosotros en la huerta del pueblo tenemos:un olivo(sufre mucho en invierno es cierto), dos parras gallegas y tres más de Murcia(la uva que dan no llega a madurar tanto como allí lógicamente) pero llegan a dar uvas. Este año, compramos un limonero en maceta y un naranjo. El limonero ya venía con varios limoncitos; el pasado sábado 22.11.09 les cortamos ya amarillos y con un olor y sabor estupendos. Sí, estaban en una terraza medianamente cubierta, pero se dieron. Yo creo que estos datos si avalan lo que comentas. Un abrazo

MaS dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=p6ci86D28vE
Adelanto que no tengo ni idea de quienes son los del video, ni tampoco si el terreno sobre el que actuan es Ohio,Montpellier o Bergara; ignoro qué les llevo a hacerlo, qué pretendian...pero es evidente que ya lo decía Michael Jackson..i´m starting with the man in the mirror.
ESTOY CONTIGO, LA NATURALEZA NO NOS ENGAÑA.
Manos a la obra, sin excusas.
un saludo. M.

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

A estas alturas no creo que pongamos en duda que el "cambio climático" se está acelerando más de la cuenta y todo por la "mano del hombre" que siempre mira hacia su ombligo.
Cambios climáticos han existido y existirán en la historia de la Tierra, pero le estamos metiendo "mucha caña" para llegar al siguiente.
Con respecto a las temperaturas de este año, hay un fenómeno climático, cíclico (entre 2 y 5 años), denominado El Niño que tiene mucho que ver y que se ha activado este año, aunque solo cada 50 años es un Gran Niño, con consecuencias mucho más graves.
Hay un dato muy curioso; cuando El Niño está activo, el número de huracanes disminuye y así ha sucedido esta temporada.
No es por quitarle el "romanticismo" a las castañas asadas, pero hay años y años y éste, de momento, no está resultando muy fresquito.

Un abrazo, Fernando.

En este enlace del Hurricane Center se pueden consultar los huracanes y tormentas de los últimos años.
http://www.nhc.noaa.gov/2009atlan.shtml

Sobre el fenómeno El Niño, aquí hay información detallada http://www.vistaalmar.es/content/view/722/204/

Fernando López Fernández dijo...

Hola Germán:
La gente habla mucho de Al Gore y otras personas que han alertado sobre ello. Yo no se si buscan un beneficio o no, pero de lo que si estoy seguro es de lo que veo. Y lo que veo me dice que el cambio es un hecho. Cuirosamente quien dice que lo del cambio climático es una bobada (aportan sus propios estudios) suelen estar detrás de empresas o gobiernos muy contaminantes.
Gracias como siempre y, como dices, la era del conocimiento nos reporte beneficios.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:
He leido el artículo y no me descubre nada nuevo en el sentido de que ya Aznar y otros dirigentes sustentaban que lo del cambio climático no era para tanto, y que también hay mucha gente que se está forrando hablando del cambio climático y que puede, como en todo, que haya verdades, mentiras, medias verdades y verdades a medias, pero fíjate en una cosa, aparte de lo que decía en el post: Germán dice que a puertas de diciembre en Vañencia en managas de camisa., date una vuelta por Guadarrama y comprobarás que lo que antes era un bosque ahora son montañas peladas, que las cigüeñas se quedan por aquí y no van a Africa, que se ven gaviotas en los vertederos que están a más de 500 km del mar, etc, etc… Somos nuestros peores enemigos y tenemos dos soluciones. Una intentar, al menos que no se acelere, o dejar a las generaciones futuras un problemón de órdago. Total, si los mayas dicen que el mundo se acaba en 2012.
Gracias por aportar otro punto de vista.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:
Es eso precisamente, lo que le decía a Katy, no lo que nos están contando sino lo que estamos viendo. ¿Limones y naranjos en Burgos? Otro dato más. En fin…
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS
A mi me da que son de Wisconsin, aún así hacen una buena labor. Como dices, la naturaleza no engaña, como el algodón.
Enhorabuena por tu blog, se ha hecho larga la espera.

Saludos varios

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:
Al igual que a Katy y a MaS, gracias por aportar los links, que nos dan a todos una visión más amplia.
Creo que has dicho algo muy importante. Aceleración. Ese es el problema. Si antes la Tierra funcionaba a su aire, ahora la metemos demasiada caña como apuntas. Es como si te pones un traje un par de veces al mes o te lo pones todos los días. Al final estará para tirar. Lo del fenómeno del Niño lo lei hace poco, y el enlace que pones aclara mucho las cosas. Entre ellas que el Niño, crea un efecto mariposa.
Un abrazo.

Josep Julián dijo...

Yo sí creo en lo del cambio climático y por si tenía dudas en una de nuestras divisiones hacemos preevaluaciones de ISO 14.000 sobre medioambiente y lo que nos encontramos en ellas es para ponerse a temblar. Ya no por incumplimiento de la normativa, sino por la se formas que hay para saltársela.
Si el tema de que los casquetes polares se estén fundiendo es lo de menos, sólo hace falta ver lo que pasa en la empresa de al lado.
Y por otra parte, completamente de acuerdo con la falacia que supone eso de los "coches ecológicos" lo cual es un contrasentido en sí mismo.
O sea que con lo que costó llegar al acuerdo de Kyoto ahora vamos a volver al limbo de Copenhage. Pues sí que vamos bien.
Saludos.

Fernando López Fernández dijo...

Josep Julian:

Yo, como muchos de los comentaristas contamos lo que vemos. Y esto no es percepción. Tu aportas rigor (hay gente de la que me fio y tu eres uno de ellos) y eso que comentas me da la sensación e que escierto.

Kyoto nació a duras penas y a Copenhagen me da que e van a aplicar la pildora del día después.

Un abrazo y gracias por aportar otra visión al tema.

Myr dijo...

FERNANDO; JOSEP:

Pués que si que va a haber coches ecológicos:

Israel firmó con la Nissan y con la Renault los contratos para construir coches eléctricos (con energía solar). Para el 2020 sinó antes, tiene que estar todo el pais adaptado ala nueva tecnología.

POr lo demás, estoy de acuerdo con lo que dices FERNANDO.

Aqui, en Israel, también deberiamos estar en otoño y sólo ha llovido una semana. Estamos en la primavera eterna... y yo no salgo por ello, de mi alergia al polen. Además de que tenemos que cuidar el agua como oro en polvo.

Mientras no nos impongan bañarnos con una medida de una calabaza al día (como me creo que está sucediendo hoy en Venezuela, según una nueva Ley Chabeana, que parece chiste)

UN abrazo

Myr dijo...

PD- Aclaro: la implementación de las plantas, es tecnología Israeli. La cosnstrucción de los autos, Francesa y Japonesa.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr.

Pues suena bien esa iniciativa. ójala se haga realidad. Lo de la calabaza ¿es verdad?.

Espero que se pronto se pase esa alergia, que suele ser bastante desagradable.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...