jueves, 5 de noviembre de 2009

De Casablanca y tonos de voz

Dicen los cinéfilos que la mejor forma de ver una película es hacerlo en Versión Original. No lo dudo, aunque Germán Gijón, que además de profesional de las ventas es doblador, podría decir mucho al respecto. De hecho, en España se encuentran algunos de los mejores dobladores debido a una antigua tradición por la cual siempre se han doblado las películas al español. Fuese el idioma que fuese. Esa quizá sea una de las razones de que en España no se hablen otros idiomas (especialmente el inglés) porque nos lo daban hecho y no había que esforzarse en aprender el idioma. Pero, el post no habla de cine, aunque el título pueda dar lugar a la confusión: el cine es un recurso para hablar de comunicación y, más concretamente, sobre los tonos de voz. Supongo que os habrá pasado - a lo mejor no, y el raro soy yo – que habéis visto antes a una persona, pero no la habéis oído hablar y os imagináis como es su tono de voz, o más bien se la ponéis. Más tarde cuando la oís hablar, no es que os llevéis una decepción, o sí, es que os habíais creado vuestra propia película mental sobre la voz, como si hubieseis querido moldearla a vuestros gustos y preferencias.

Es normal, la voz como atributo de una persona, puede llegar a ser para algunas personas, a la hora de valorar su atractivo tan importante como el color de los ojos o del pelo. Dependiendo de la entonación, la modulación, la dicción y la forma de expresarse, una misma persona puede infundir respeto, ser creíble, o dar risa. Todo depende del interlocutor y del medio y del entorno en que se hable. Un ejemplo muy claro lo tenemos en los anuncios o comerciales de televisión. Si os fijáis, dependiendo del tipo de producto y servicio que se anuncie y a quien vaya dirigido, aunque el locutor sea distinto, los tonos de voz son muy parecidos. Unas veces serios, otras estridentes, sensuales o provocativos. Y esto funciona. Se utilizan voces que seduzcan, que toleres bien, voces que tu cerebro pueda procesar de una forma amable, sin esfuerzo. A medida que se repiten, quedan grabadas en tu memoria y cualquier persona que tenga un tono parecido, decimos que tiene una voz bonita y somos más receptivos a ella.

Para ilustrarlo, os sugiero que veáis los dos videos que dejo. Pertenecen a dos fragmentos de la película Casablanca que supongo todos habréis visto. En el primero de ellos,

Uno de ellos, está realizado por un doblador locutor llamado Ricardo Aranda que he descubierto esta tarde buscando un fragmento de Casablanca en el que dobla una escena de la película en cuatro idiomas según él: español, mexicano, castellano y argentino. El resultado, no sé como definirlo, pero me he reído mucho, aunque no estaba viendo Casablanca: El otro, es el doblaje original al español de la película y ahí sí: era Casablanca.

¿Os pasa lo mismo a vosotros? ¿Influye el tono de voz en vuestra percepción? ¿Os provoca aceptación o rechazo, o sólo al principio?



17 comentarios:

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

Tienes mucha razón con lo de "no aprender otros idiomas" por el tema de doblaje. Tuve una becaria que había llegado de una parte remota de Venezuela, a la que le "chocaba" escuchar las películas en español y descubrir que las voces de los protagonistas "sonaban" de manera distinta. A la vez, su pronunciación del inglés era apabullante. Verguenza ajena me daba.
Como trabajo en una productora de Tv, tengo relación con muchos "locutores"; gente a la que conozco de compartir charla y café y a la que luego me cuesta reconocer cuando su voz serpentea entre las imágenes de un vídeo o documental.
Una de mis antiguas compañeras de instituto y gran amiga, es locutora. Su voz es muy adaptable a los spots publicitarios y lo mismo la escuchamos en un spot de una caja de ahorros que en el que nos ofrece los actos culturales de un conocido teatro. Además se ha convertido en la "chica del tranvía", la que nos "canta" todas las advertencias y paradas de este transporte "Weyler, parada con andén central" y estoy convencida que nadie que no la conozca se puede hacer una idea de como es en realidad. Estoy segurísima.
A mi, personalmente, una vez me ocurrió una cosa. Llamó un señor a la empresa, quería saber por donde estaba la entrada al edificio. Su voz me transportó, parecía de galán, tan bonita, tan envolvente; ya me lo estaba imaginando, guapísimo de la muerte, interesante, elegante, un galán. No pude resistir la curiosidad y después de darle las indicaciones, así como si nada, fui a darme una vueltecita por allí, para verlo.
No vi a nadie, bueno si, había un señor, de espaldas, apoyado en el quicio de la puerta de la sala de técnicos, bajito, calvo y entradito en carnes. No lo relacioné, pensé que era algún cliente.
A la vista que nadie más entró, le pregunté rato más tarde a uno de los técnicos "Oye, ¿quién era ese señor mayor?". "Ahhh era fulanito, es locutor de radio, ¿no lo conoces?".
¿Cómo???...¿ese señor era "mi galán telefónico?. Ups, me ha pasado lo mismo que con Constantino. Jejeje.
En fin, si creo que la voz, como único elemento, puede influenciarnos a priori.
Un saludo, Fernando.

Katy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Katy dijo...

Hola Fernando, para mi la voz es una carta de presentación, y una bella voz hace creíble de momento cualquier cosa que se diga. Te enamora, y te embelezas escuchádola. Nos formamos una idea de alguien por su voz y luego cuando le conoces te decepciona. Me gusta escuchar a Constantino Romero, Matias Prats y la voz profunda de Leonard Cohen.
En Venezuela efectivamente no se doblaban las películas amercicanas ni francesas, venian subtituladas. Y aquí a veces me troncho porque un mismo doblador hace las voces de los Galanes y automáticamente dices esa voz es Robert Mitchum, o dec Clint Eastwood etc. Me has dejado viajando en el tiempo y en el recuerdo. (No sabía lo de German, que bueno) Buenos videos ilustrativos
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Me imagino la escena y la "pequeña decepción"

Él ejemplo de tu amiga es muy claro, eso es a lo que me refería en cuanto a la seducción de la voz. La voz, despierta al menos la curiosidad y la imaginación. Me encantan tus comentarios porque cuentas historias y los ilustras perfectamente.
Un abrazo

Josep Julián dijo...

En mi caso, una voz puede cautivarme e inmediatamente la asocio a una cara, a una fisonomía. Creo que lo hacemos muchos y no me parece mal. Lo malo es cuando conoces a alguno en persona como nos cuenta María, que el alma suele caerte a los pies.
Lo de los cuatro idiomas del doblaje me ha parecido colosal.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Si, a veces las situaciones son tronchantes. Como dices, estoy convenciod que escuchando el doblaje (no viendo) identificarias a Robert de Niro, Clint Esatwood, Humprey Bogart, James Stewart etc...Si vieses la película con otro doblaje te chocaría basatnte, sería menos creible ¿verdad?

Totalmente de acuerdo con "la voz es una carta de presentación". Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Josep Julian:

Era eso precisamente lo que queria contar. A mi me pasa lo que a ti, lo que pasa es que cuando mellevo la decepción se me pasa rápido.

Me alegra que te hayan gustado los videos.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Yo me he "enamorado" de voces de personas encantadoras con las que he hablado por tl. Me refiero a secretarias de directores de empresa o instituciones públicas. Algunas las he llegado a conocer a la mayoría no. Pero todas me han sugerido siempre algo. Como anécdota el otro día hablé con una secretaria que tenía una voz muy profunda y pensé que estaba hablando con su jefe. Incluso cometí el error de decir: "Hola Manuel".
En fin, cosas de la vida.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

La voz como apuntas puede llegar a enamorar o a sugerir. Buena y divertida anécdota/confusión.

Un abrazo

Germán Gijón dijo...

Buenaaaasss....
Me acabas de subir de rango, Fernando. Bueno, he hecho cuatro o cinco ambientes como doblador y sigo en el curso. Aunque me dicen que puedo "hacer cosas en este mundo", todavía estoy en pañales como actor de doblaje, pero todo llegará. También hago las cosas mal en esta nueva faceta: hace unos días mandé una prueba a un amigo, pero las prisas impuestas hicieron que saliese como no debía salir, ¿verdad amigo?
En cuanto a influir con la voz, sí he podido comprobar que hay parte de cierto en eso: estoy seguro de que en una prospección telefónica de ventas he conseguido visitas a clientes por causa de la voz, generalmente ante interlocutoras femeninas.
Y también es verdad que los cinéfilos prefieren las versiones originales, aunque hay que reconocer que en España hay muy buenos actores y actrices de doblaje.
En fin, ya veremos qué depara el futuro. Esta mañana he asistido a una reunión que organicé entre el estudio con el que colaboro y una productora de TV aquí en Valencia. De ahí ha salido una próxima reunión que quizá termine en Madrid. Puede que las cosas en mi vida vayan por caminos distintos a los que creo, no lo sé. Como dije en un comentario a uno de los artículos de Javier Rodríguez, vuelvo con más paciencia que antes.
Gracias por mencionarme, Fernando. A lo mejor, cuando domine el programa de audio, aparezco el día menos pensado con voz (y sin voto).
Un abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

El hábito no hace al monje. Con la voz puede pasar lo mismo, aunque creo que cuando una voz te gusta es raro que quien la lleva puesta no te caiga bien.
Una de las mejores voces que conozco es la de Nico Cubelli, también es cierto que le tengo "algo" de cariño, pero no me negarás que contagia. Un abrazo Fernando.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Germán:

Como dices, todo llegará. Es normal que los primeros pasos no sea perfectos pero con el tiempo las cosas cambian. ¿te has fijado que todos habéis dicho que sí, que la voz influye? Además quien sabe si dentro de poco tenemos entre los blogueros a un actor de doblaje estupendo? Espero que las reuniones fructifiquen.

De momento, aquí siempre tendrás voz y voto.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Tienes razón, es difícil que alguien que tiene una bella voz te caiga mal. En cuanto a lo de Nico, que te voy a decir yo que le escucho a diario y de vez en cuando nos locuta cosas en la ofi. Es curioso, pero con Nico, dependiendo del tono o registro que utiliza, ya se más o menos de que va a ir el asunto que me va a contar.

Un abrazo

MTTJ dijo...

Para mi la voz es un atributo importante en una persona y puede llegar a ser una arma de seducción muy potente.
Cuando era adolescente tuve una decepción como María con un locutor de una radio local. Cuando lo conocí, mi príncipe se convirtió en rana.
Saludos
M.Teresa

Pedja dijo...

Me parto Fernando, buenísimo¡¡, y claro que la voz influye, abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Teresa:

Veo que nos ha pasado a todos, que la voz nos ha seducido. Es curiosísismo ¿verdad? El mundo está lleno de ranas por lo que leo.

Un abrazo y feliz fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Gracias por pasarte. Me alegra de que te haya gustado el video. Yo me reí mucho cuando lo ví la primera vez. La estadística de los comentarios es 100% (la voz influye)
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...