martes, 6 de octubre de 2009

Música y trabajo en equipo

Durante muchos años viví engañado. Quizás hoy también, pero al menos vivo engañando por mis propias mentiras, que no son ni más ni menos aquellas que le cuento silenciosamente a mi persona para justificar mis miedos y mis ignorancias. De estas últimas, cada vez me cuento menos porque mi conciencia y yo, como perros viejos, nos vamos conociendo y sabemos que no cuelan ni las mentiras piadosas, aquellas que solo hacen daño al final a quien las cuenta ni tenemos tiempo para auto justificar lo que las dos partes, que al final es una, ya sabemos.

De las otras, las que no cuentan - sobre todo cuando eres muy joven, muy inocente, muy tonto, o muy inseguro- tenemos querencia. Las creemos a pies juntillas y muy a menudo las adoptamos como verdad absoluta convirtiéndonos en paladines y predicadores de ellas.

Uno de los primeros jefes que tuve (era el Director Comercial de una gran empresa) me dijo que si en una empresa el diez por ciento de la plantilla «tocaba tu música» se podía dirigir cómodamente. Durante años lo creí como verdad absoluta, incluso, (estúpido de mí) cuando empecé a dirigir personas y parecía que la estadística le daba la razón. Lo que reforzaba su teoría, atrofiando mis entendederas y sentido común. Pero eso ni era divertido, ni producía satisfacción ni nada. Era como leer una partitura de música que no te gusta.

Con el tiempo, me dí cuenta que no sólo ese diez por ciento tenía que seguirte y tocar de manera acompasada y afinada, sino que necesitabas de más gente si realmente querías hacer música, crear algo, disfrutar tocando en lugar de ruido y pachanga. Es posible que el lo supiese hacer con ese diez por ciento y se sintiese cómodo. Yo después de muchos años no lo he conseguido y con ese porcentaje de acompañamiento no conseguiría mucho, la verdad.

Tampoco es fácil, porque a todo el mundo no le gusta la música ni lo que tocas, pero hay momentos en que eso ocurre y entonces eres tan feliz como un gorrino revolcándose en el barro y merecen la pena todos los ensayos, todos los sacrificios, los esfuerzos, las discusiones, las tensiones y los malos momentos.

Un día tocarás mejor o peor, te sentirás más inspirado o no, pero desde luego salvo que seas un solista, necesitarás más de un diez por ciento. Cuanta más gente toque más podrán bajar los porcentajes (Dúo 50%, Trío 33% etcétera) pero si bajas mucho seguramente tu obra sea una castaña.

Mi antiguo jefe me mintió. Yo me mentí. Pero siempre se puede rectificar aunque me vuelva a equivocar.

Os dejo un video de Mike Oldfield (el final con el Big Ben sublime) que demuestra que un equipo haciendo música siempre es más de un 10%. A mi me parece genial, pero como sabeis , sobre gustos hay mucho escrito

Feliz martes


16 comentarios:

Katy dijo...

Hola Fernando, es muy difícil tocar una música que le guste a todos... Y mucho más aún ser tu el director de orquesta. Efectivamente cuando eres jóven te lo crees todo y hasta haces bandera de lo que te han dicho como bien dices, pero la vida nos va enseñando. A esta edad se toca la música que a uno le gusta y el que quiere que te escuche con total libertad.
¿Pero te imaginas un equipo en dónde cada uno toca la suya? Pués una jaula de grillos. O sea que hay que saber elegir lá música adecuada en cada ocasión, eso si
honradamente que te guste.
Me ha encantado la metáfora y cómo juegas y describes con ella estados de ánimo, madurez, trabajo. La vida misma en notas
Un abrazo

DIVERTIA SMILE COMPANY dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Gracias, como siempre, por venir. Es difícl que a todo el mundo le guste la misma música y cuando cada uno toca la suya, al final solo se oye ruido.

Un abrazo

FAH dijo...

Gran post, cada día mejor. Gran reflexión de katy y lo que dices tb fernando. El siempre "equilibrio" del que nos habla Aristóteles. En cierta ocasión me decía un directivo: "La exigencia sin afecto es tan inútil como el afecto sin exigencia". Siempre hay que tener la cercanía justa y la distancia precisa.

Fernando López Fernández dijo...

Francisco:

Totalmente de acuerdo con el planteamiento que hizo el directivo. Aunque es cierto que ese equilibrio es muy complicado siempre, peor no por eso hay que dejar de buscarlo.
Gracias por el comentario y por pasarte . Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Tienes toda la razón. Yo en la empresa en la que trabajé, vi pocas veces esa actitud. Allí todo estaba predeterminado y cada uno iba prácticamente a su bola. Así les ha ido a los bancarios, que no a los banqueros que esos sí que tocan en la misma dirección.
Recuerdo el chascarrillo de aquel director de orquesta que decía a sus músicos: "Vale con que desafinéis, vale con que uno empiece antes que otro; pero, por favor, tocad todos la misma pieza. Un abrazo

Economía Sencilla dijo...

Estupenda metáfora, Fernando.

Yo creo que tu antiguo jefe se quedaba muy pero que muy corto, se conformaba con que hubiera ruido, pero para lograr una sinfonía aceptable, yo invertiría el porcentaje y me iría al 90%.

Un saludo
Pablo Rodríguez

Josep Julián dijo...

Para explicar lo que es un equipo de alto rendimiento siempre cuento que una cosa es tener buenos solistas y otra que logren sonar como una orquesta.
Me he enterado por la prensa que tienes dificultades para comentar en mi blog, pero no sé cuáles.
Un abrazo Cloud.

Fernando López Fernández dijo...

@ Rafa: Buena anécdota y bastante gráfica la del Director de Orquesta. Sucede también que hay veces que los músicos quieren ser solistas y se producen desajustes.
Un abrazo.

@ Pablo: gracias por pasarte. Estoy de acuerdo en que para lograr hacer una sinfonía aceptable se necesita el 90%, pero eso en las empresas, como sabes, es muy díficil. Cuando supera ese porcentaje será imbatible y la sinfonia será una obra maestra.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep Julian:

Si, tienes razón, algo así como lo que le pasa al Real Madrid. Mucho solista y , de momento, poca orquesta.

En cuanto a lo de comentar en tu blog, me ha pasado, al igual que en el de germán y en el de otro bloguero un par de veces. Creo que ha sido porblema de la aplicación porque siempre ha ocurrido el mismo día.

Un abrazo

Cubelli dijo...

lo que me gusta es el ver como,el tiempo tira por la borda cosas que crees y las sustituyes con otras.
Referente a la orquesta, Cuando fui de pequeño a un concierto de música clásica, salieron los músicos y como siempre hicieron el Pan demonium ( creo que se escribe así), le mire a mi padre y le dije porque tocan tan mal, el me explico lo que hacían ( afinar ), porque harán eso? Para poner las expectativas bajas y luego .... o para ponerse todos de acuerdo y trabajar en la misma sintonía ( mas bien lo ultimo) y si te das cuenta hay mucha gente hoy en día que todavía sigue con el pan demonium y encima no saben ni para que sirve.
un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Cubelli

Este post y el anterior, son de alguna manera un homenaje a tu persona. Si te das cuenta este domingo ejecutaste una sinfonia (quizá no la mas compleja ni la más bella, pero si la más emocionante) que fue el resultado de tu amor al hacer las cosas y de un trabajo en equipo que lideraste estupendamente. Y si, hay gente a la que no le gusta la música y un día deberan dejar la orquesta.

Un abrazo amigo y gracias por TODO

Ahora, como decimos, a seguir haciendo Rock & Roll.

Anónimo dijo...

Gracias a todos.
Gracias por el artículo, gracias por el video de M.O. y gracias por los post y gracias a Paco Alcaide, (el artífice de que os haya conocido).
Da gusto leeros, entre todos habéis hecho una GRAN MELODÍA... La escucháis?? ¡¡Es fantástica!!
¡¡¡Viva la buena música!!!

Fernando López Fernández dijo...

Hola Anónimo:

Bienvenido a Soul Business y gracias a ti por acompañarnos. hay que agradecerle mucho a Paco Alcaide de todo esto. Es un gran compositor.

Un saludo y gracias otra vez por pasarte por aquí.

Mari Cruz dijo...

Interesante conexión Fernando, además como me encanta Oldfield pues has matado dos pájaros de un tiro.

saludos. mc

Fernando López Fernández dijo...

Hola Mari Cruz:

Me alegra que te haya gustado. Mike Oldfield, la verdad es que es un genio.

Gracias por participar.

Un saludo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...