martes, 20 de octubre de 2009

Del ingenio: frases que me hubiera gustado pronunciar

No sé la razón por la cual cada vez son más aburridos los debates y las tertulias. Bueno, sí, sospecho algo. Creo que es porque se pierden las formas muy a menudo y se escucha poco. Si os fijáis un poco, tanto en radio como en televisión, se percibe una tensión en el ambiente cuya consecuencia es un intercambio de insultos, voces e improperios que al final te dejan con la sensación de que si ha habido diálogo, éste ha sido de besugos. La verdad es que esto ha ocurrido siempre. No sólo en los debates y tertulias, sino también en el cara a cara.

Los motivos pueden ser muchos. Falta de empatía, celos, envidias, autoritarismo, soberbia etcétera. Cuando el intercambio de palabras es sereno, y las partes están interesadas en escuchar no suelen darse estas situaciones y lo llamamos conversación.

Seguramente todos los que estáis leyendo esto os habéis visto inmiscuidos en alguna de esos debates, esas discusiones o esos diálogos en los que más que escuchados os habéis sentido atacados. A veces porque quien os ha replicado lo ha hecho con la intención de heriros; y otras porque ha ido más allá intentando, además de lo otro, ridiculizaros; o lo ha intentado con otras personas. Es decir, os ha parecido que quien así hablaba era un «chuflas», un «chulo» o, con perdón, un tonto del culo. El caso es que, por muy pacíficos y comprensivos que seáis, seguro que habéis tenido ese «momento de debilidad» en el que si no lo habéis hecho, le hubierais contestado de manera tan tajante y precisa que no hubiese habido ya más posibilidad de réplica.

A mí me ha pasado, pero tengo un fallo: carezco de la agilidad mental y verbal, del ingenio y talento suficientes como para haber conseguido ese objetivo. Y debo conformarme con un silencio indiferente o con pequeñas contestaciones que generalmente, y a pesar de ser bastante serenas y correctas, lo único que consiguen es poner más nervioso a mi interlocutor, lo que alarga esos momentos de tonterías. Por eso, admiro a quien es capaz de utilizar su ingenio de forma tan elegante y precisa para poner en su sitio a semejantes personajes.

Hoy os traigo algunos de esos ejemplos: un estilo de frases que en sí son sentencias, frases que por su ingenio e inteligencia me hubiese gustado pronunciar y utilizarlas en esos momentos. Pero de donde no hay no se puede sacar. Así que me tengo que conformar con mi táctica actual a la espera de mayor inspiración. Espero que os gusten.

Giovanni Pico della Mirandola era considerado el mejor poeta y orador de toda Italia cuando apenas tenía nueve años. Poco antes de cumplir esa edad se acercó un poeta sexagenario para decirle: «Es una lástima. Los que tienen tanta habilidad de niños acaban siendo sumamente estúpidos de grandes».

« ¡Oh! ¡Cuán inteligente debió ser usted en su niñez!»,- respondió el pequeño genio con naturalidad.

Se dice que Lord Byron, sufría mucho por un defecto en la pierna que le provocaba dolores y una molesta cojera.

Una duquesa que, a pesar de ser bizca era muy hermosa quiso gastarle una broma y le preguntó haciendo un juego de palabras.

-¿Cómo andáis hoy milord?

Lord Byron contestó:
- Señora, ando como veis vos, muy mal.

Una dama de la alta sociedad norteamericana le preguntó al pintor James A. McNeill Whistler donde había nacido.
- En Lowel señora, un pequeño pueblo del estado de Massachussets.

- ¡Qué ordinariez! – exclamó la dama-. ¡Cómo pudo usted nacer en un sitio así!

- Muy sencillo, mí querida señora: mi madre se encontraba allí, y comprenderá que yo quería estar con ella en un día tan señalado.


David Lloyd George fue ministro de hacienda y posteriormente jefe de gobierno de Inglaterra. Durante uno de sus discursos una mujer comenzó a gritar:

- Si estuviera casada con usted, no dudaría en ofrecerle una copa de vino con veneno. Era evidente que el político no era santo de su devoción.

- Voy a decirle una cosa- dijo Lloyd: si yo fuera su marido, tomaría muy a gusto su copa, créame.

La señora en cuestión tuvo que abandonar la sala, seguida por las risas de los presentes.

Como veis, igualito que Maradona o esos que se sientan en plan terapia de grupo en televisión.

14 comentarios:

FAH dijo...

muy buenas todas, fernando. me kedo con la primera, la del niño ;) salu2.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Acabo de llegar de tu blog. magnífica entrada la de hoy. También la primera es mi preferida.
Un abrazo

Katy dijo...

Muy bueno amigo, "A mí me ha pasado, pero tengo un fallo: carezco de la agilidad mental" Eso mismo digo yo porque a mi lo que me ocurre es que pasado momento se me ocurren mil argumentos, palabras frases y me enfado conmigo misma. Encuentro muy ingeniosa la respuesta de James A. McNeill Whistler.
Un abrazo y ya sabes entrénate.
LO malo es cuando te pillan por sorpresa!!!

Fernando López Fernández dijo...

Así es Katy, habrá que seguir entrenando. La verdad es que todas las frases son buenas ¿verdad?

Un abrazo

MaS dijo...

Buenos días,
¡a mi me ha encantado el de "señora, ando como veis vos, muy mal"!..je je.. ¡muy bueno!!.
Es una lástima que para tan hermosa escuela sólo se tenga la imaginacion, la literatura clásica, y el atrevimiento...porque efectivamente si enciendes la tv....o abres un periódico...
un saludo cordial,
María.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María.

Si, es una pena. Como dices, en la TV o en los periódicos no hay mucho que aprender. ¡qué tiempos aquellos!

Un saludo

FAH dijo...

Fernando me pasan esta historia:

En un debate en el Parlamento, a Winston Churchill una diputada le dijo:

- 'Señor usted esta borracho' (al parecer lo estaba)

A lo que Churchill contestó:

- 'Y Usted Señora es fea. Pero a mi se me habrá pasado la borrachera mañana'

Fernando López Fernández dijo...

Gracias Francisco:

Muy buena. Creo que las voy a ir recopilando. Seguro que al menos sirven para pasar un buen rato.

Un abrazo

Josep Julián dijo...

Me han gustado mucho todas. Te ofrezco una más. Santiago Rusiñol, el famoso pintor, vivía permanentemente en estrecheces económicas. Un día mientras paseaba por la Rambla se le acercó su sastre y le empezó a soltar improperios:

- Es usted un desgraciado, un malnacido, vergüenza me daría ser como usted.

Como el pintor era muy conocido y el sastre estaba montando una buena se empezó a arremolinar la gente y luego le dijo el pintor al sastre:

- Y usted ¿qué le contestó?

Fernando López Fernández dijo...

Muchas gracias Josep Julian. Muy buena. Una más para la colección.

un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Me lo he pasado bomba. En especial me ha encantado la última.
Al hilo de la misma, otra muy ingeniosa:
"Un amigo, en un alarde de machismo, le dice a otro amigo: tengo un problema me gustan todas las mujeres menos la mía. A lo que le contesta el amigo: a mí me sucede igual, la única que no me gusta es la tuya" Je,je.
No te preocupes ser ingenioso tiene que ser dificilisimo. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

La sumo a la colección. Seguro que irán apareceiendo más.Un abrazo

Germán Gijón dijo...

Venga, vale, que esto se pone más que ameno. Un reputado médico andaba por la calle. El hombre estaba harto de que sus conocidos le abordaran fuera de su consulta para preguntarle por sus dolencias, con el ánimo de ahorrarse la factura. Un día, una mujer se le acerca en la acera y comienza a detallarle sus dolencias. El hombre la mira pensativo, se pone los anteojos y le dice: "Sí, doña Fulana, creo que puedo averiguar la causa de su dolencia. Por favor, desnúdese".
Un abrazo, Fernando.

Fernando López Fernández dijo...

Gracias por la aportación Germán. La verdad es se pone dificil elegir la mejor porque hasta ahora todas son buenas. Un abrazo.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...