martes, 29 de septiembre de 2009

La estepa infinita

En el post de ayer «Libros del momento y libros de todo momento », escribía que hay algunos libros que te atrapan y acabas por adoptarlos. Hoy voy a hablar de uno de ellos: La estepa infinita de Esther Hautzig.

Me lo regalaron hace unos meses. La sinopsis del libro que, reproduzco más abajo, no invitaba a darle prioridad entre las lecturas pendientes. Más desgracias pensaba yo, cuando el año no estaba siendo especialmente amable conmigo y con mi circunstancia, y con las circunstancias de las circunstancias. «Hard times», me parece que se llaman esos periodos en los que la vida sonríe pero poco. Sin embargo, decidí hacerlo y no es que no me arrepienta, es que estoy encantado de la vida. He aquí la sinopsis:

Publicado hace casi cuarenta años, narra la historia de Esther Hautzig y su familia, quienes a principios de la Segunda Guerra Mundial fueron deportados a Siberia, donde hubieron de permanecer cinco años.

Arrestados en su casa de Vilna, Polonia, Esther, sus padres y su abuela son encerrados en vagones de ganado y enviados a un penoso viaje cuyo destino desconocen. Tras seis largas semanas, el tren se detiene en Rubtsovsk, una remota localidad de la inmensa estepa siberiana. Siberia es el final del mundo, el sitio elegido por los soviéticos para castigar a los delincuentes comunes y a los disidentes políticos. Confinados en aquel agreste lugar, sólo la fuerza y el ingenio les permitirá no sucumbir y sobreponerse a las condiciones más adversas.

Os podéis imaginar que con semejante introducción no estaba yo muy por la labor de leer más tragedias. Sin embargo, en el momento que lo empiezas descubres que en realidad, lo que estás leyendo es un claro testimonio de la capacidad que tiene el ser humano para resistir a la adversidad, y sobrevivir construyendo una nueva vida.

Durante esos cinco años Esther tuvo que construir una nueva vida que empezó con la Pérdida. No sólo con la pérdida de bienes materiales, sino también con la pérdida de familiares, con la pérdida de sus recuerdos, de sus referencias, de su identidad. Y, además, sin saber el por qué, sin obtener respuestas, sin comprender ni entender nada. Desde luego, no un buen inicio.

Tuvo que adaptarse a una nueva vida, dura y amarga en la que la intimidad familiar era compartida en pocos metros; en la que lo único que sobraba era frío y hambre. Tuvo que asumir responsabilidades de adulto, aprender a autoprotegerse y comprender que los caprichos, las cosas que son accesorias, los deseos personales, no tenían lugar en un entorno cuya principal prioridad era mantener la supervivencia del grupo.

Con ese panorama, que a lo largo del relato unas veces mejora y otras empeora, era fácil llegar a la desesperación, a asumir la derrota y dejarse vencer. Más, cuando hay cierto rechazo a los deportados por parte de la población local.

Sin embargo, en lugar de quejarse continuamente de su mala suerte y sin saber si algún día tendrá un futuro mejor se esfuerza cada día no en adaptarse a lo que le ha tocado vivir, sino en vivir e intentar superarse y ser feliz. Para ello, recurre a su ingenio y a su decidida determinación de ser aceptada y reconocida por los compañeros de su colegio, a redoblar esfuerzos para conseguir unas monedas más que les permita a ella y a su familia mejorar un poco su calidad de vida, sin importar cuantas veces los sueños, los deseos se rompan. Un gran testimonio que nos enseña que cuando todo se pierde siempre se puede volver a empezar y que la felicidad se consigue de muchas maneras, empezando por el amor y la generosidad como hace Esther.

Un libro de todo momento, que me ha gustado mucho y que releeré con frecuencia.


11 comentarios:

Germán Gijón dijo...

Hola, Fernando:
no sólo con un libro, sino que también con diversas cosas (cotidianas o no) me he dejado llevar por la primera impresión, que finalmente resultó equivocada (personas, lugares, aparatos o platos varios). Y es que confieso que muchas veces he pretendido prever tomando en cuenta sólo mi propia consideración. ¡Vamos, que m'e pasao de listo, oye!
Me alegro de haber caído por tu blog. Un saludo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Germán:

Bienvenido a Soul Business. Todos, y es normal, nos dejamos llevar por la primera impresión (unas veces se acierta y otras no)Lo importante, creo, es que seamos siempre capaces de ver otra mirada.

Por cierto, te leia en comentarios de otros blogs, pero el tuyo, desde mi primera impresión es muy bueno.

Vamos, que por eso decidí seguirlo.Un saludo y gracias por venir

FAH dijo...

Gracias, Fernando. Me lo apunto. Me lo leeré en cuanto pueda. abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

Fernando te recomiendo escuchar el último trabajo de Rosana, si no lo has hecho ya. Escucha la canción "Llegaremos a tiempo", dice mucho de lo que escribes en este post. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

@ Francisco: Te va a gustar mucho, seguro. Un abrazo

@ Rafa: Gracias por la sugerencia. Aún no lo he escuchado. Ya te dire. Un abrazo.

Unai Benito dijo...

Yo lo he leído hace poco y me encantó. Te recomiendo el libro "Cometas en el cielo". La novela nos hace una radiografía detallada de Afganistán. Veremos la invasión rusa y lo que trae consigo, también leeremos la llegada de los talibanes al poder y el despotismo que estos realizarán en su país. Es una novela dura que refleja una realidad poco conocida.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Unai:

Bienvenido a Soul Business. Totalmente de acuerdo contigo. "Cometas en el cielo" da para un post. Es un libro precioso y duro, que refleja muchas realidades y dice mucho de cómo es la naturaleza humana.
Gracias por la sugerencia.

Un saludo

Katy dijo...

Bueno Fernando yo no te puedo recomendar nada. No conozco el libro, pero si la historia vivida en prmera de mano de mis padres y mi familia. Muchos amigosd cercanos que se quedaron en mis pupilas de niña. No deseo recordar prefiero olvidar y hoy en dos post ha salido a relucir el pasado. Muy bien resumido por tu parte el libro y bien contada la escencia.
Un abrazo grande

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Seguro que sí me puedes recomendar o sugerir agún libro. No se qué ocurrió en tu caso ni lo doloroso que pudo ser, pero por lo que escribes en tus blogs y cómo lo haces, se que en tu caso es mas fuerte el amor que el rencor, el perdón que el odio.

Un abrazo fuerte

Pedja dijo...

Tomo nota de este libro y del de cometas en el cielo, muchas gracias¡¡¡

Fernando López Fernández dijo...

Pedja:

Te van a gustar mucho. Ya me comentarás.

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...