martes, 8 de septiembre de 2009

El Principito «Revisited»

La primera vez que lo leí empezaba así : « Lorsque j'avais six ans j'ai vu, une fois, une magnifique image, dans un livre sur la Forêt Vierge qui s'appelait "Histoires Vécues". Ca représentait un serpent boa qui avalait un fauve. Voilà la copie du dessin». No creo que tuviese más de diez años cuando, a través de mi hermana o de la profesora de Francés de L´Alliance Française, tuve la oportunidad de leerlo. La segunda, unos años después, de adolescente, comenzaba así: «Cuando tenía seis años, vi una vez un extraordinario dibujo que trataba sobre la Selva Virgen, llamado…»
En ambos casos su lectura me dejó un poco indiferente. Bueno, sí, la historia no estaba mal, pero no acababa yo de encontrarle el punto. Me gustaba la forma en la que estaba escrito: había muchas frases brillantes, las historias eran entretenidas aunque, desde mi punto de vista, se sucediesen sin aparente cohesión pero, fallo mío: o no las comprendía ó pensaba que a ese niño vestido con capa azul, que podía respirar en cualquier planeta, se le había ido la cabeza. Aún así, lo volví a leer en un par de ocasiones más (hay que tener en cuenta que no se trata de un libro de 1.000 páginas tipo «Los Pilares de la Tierra») y poco a poco descubrí que en realidad era un libro para adultos escrito por un niño que se hizo piloto y escritor, que se disfrazaba de Príncipe para invitarnos a reflexionar sobre como actuamos, y a enseñarnos a ver, mirar, observar, pensar, sentir y conocer.
Hay un párrafo que me gusta especialmente. Eso sí, hay que leerlo tres veces, por lo menos: Una como niño, otra como adolescente y otra como adulto. Y además. Observareis cómo el significado es diferente. Si además lo aplicáis a otros ámbitos de la vida como son las relaciones personales, la vida profesional, los viajes, nuestra propia forma de interpretar las cosas, el resultado es espectacular.
«A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: ¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas? Pero en cambio preguntan: ¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre? Solamente con estos detalles creen conocerle.»
El Principito (Antoine de Saint-Exupéry)

¿Os suena?
Este post se lo dedico a un sobrino mío al que por lo visto no le gusta leer (así que dudo que esto lo lea) pero que en su forma de ser y pensar se parece mucho al Principito. Y a mí hermana mayor, que hablando sobre libros, se lo había recomendado. Y es que El Principito es un libro de «flipar»: se lee en un rato y no se abandona nunca. Ideal para aquellos que cuando leen disfrutan creando sus propias historias.

10 comentarios:

Katy dijo...

El Pricipito, en el cabecero de Tocando Palillos en el que dedico el blog a mis nietos pongo
"“El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea tan importante”. (Saint-Exupéry) Ellos son mis más hermosas rosas
Pues para que comentar más, ha sido un librpo de cabecera primero mio, desùés el de mis hijos y ahora de mis nietos. Al pricipio tenía la ilustración. Y es verdad cuando era jóven me hacía esta misma pregunta "Por qué nadie se interes por mi, tan solo de lo que hago, lo tengo, en que trabajo, que estudio, pero a nadie le interesaba lo que viví, mis sentimientos, mis opiniones...
En fin que me pongo tonta. Un abrazo amigo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy

Así es, no profundizamos en las emociones y sentimientos y eso lleva a la superficialidad.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Tienes toda la razón del mundo. Lo tenía olvidado. Gracias por recordármelo. Yo me perdí la versión de niño. Recuerdo de la de adolescente y ahora mismo me apunto a la de adulto.
Gracias de nuevo.

Fernando López Fernández dijo...

Javier:

Gracias a ti por venir y participar tan a menudo. Libros, cine, música...La veradd es que se disfruta con poco verdad?

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
La verdad es que es un placer "pasear" por tu blog.
Un saludo.

Fernando López Fernández dijo...

Muchas gracias Javier. Por el tuyo también te da gusto pasear.

Un abrazo

Myriam dijo...

Me conoces y sabes como pienso. El Principito está en mí.

Besos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Si, creo que algo hay si, un beso y feliz semana

Fátima M. Abril dijo...

Gracias Fernando por compartir este precioso post! Realmente coincido con cada una de tus palabras. A mi me ocurrió igual cuando leí de jovencita el libro...es cierto que es un libro donde esconce mucha sabiduría y conocimiento en Inteligencia Emocional, pero destinada para adultos.

Te felicito :-)

Saludos

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Fatima Abril
Gracias a ti por pasarte y comentar. Así lo creo yo, es más para adultos que para niños, aunque quien sabe...si no es una guía para despertar a los niños.

Buen fin de semana

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...