martes, 7 de julio de 2009

Entre PYMES anda el juego

Me lo envió Lourdes esta mañana. Quizá porque sabía que iba a hacer algo con ello. Y, la verdad, es que como casi siempre ha acertado. Con un matiz: sabiendo que lo utilizaría para mi blog, seguramente creyese que su envío lo utilizaría para hablar de temas que me tocan la fibra como son India, o los niños desamparados o jodidos. Sin embargo, después de ver el video, además de reflexionar sobre el, he pensado en algo más, digamos, cercano. He pensado que el video esta hecho estupendamente y que no hay ningún tipo de improvisación en las imágenes. Son perfectas, emocionales, y efectivas. Lo que pasa es que hoy me ha pillado con el paso cambiado y no he querido investigar sobre el auspiciador de tan magnífico Spot ni el objetivo que perseguía. Lo que es evidente es que quien lo haya realizado, ha conseguido la atención de la audiencia: es muy bueno.

Pero a mí, que me da por buscar otras interpretaciones o aplicaciones de las cosas, en realidad no he visto correr niños lisiados, sino Pymes. Y en el gesto solidario de los competidores, he visto la compresión del resto de Pymes lisiadas, machacadas e ignoradas (a pesar de lo que diga la publi) por esas minas antipersonas esparcidas por quienes detentan el poder: es decir, los que deniegan los créditos; los que pagan a 180 como mínimo; los que ningunean a sus colaboradores; los que la RSC lo entienden como una foto para la Memoria Anual de la Compañía, pero que en «Petit Comité» se pasan la RSC por el forro de…Entidades, Empresas y Gobiernos que sembraron este país de cepos y minas para mantener la distancia, y que olvidaron retirarlas cuando vinieron mal dadas porque estaban demasiado ocupados en eso que se llama «sálvese quien pueda»: que ya no entiende eso de las mujeres y niños primero: ahora son las ratas las primeras que abandonan los barcos.

Y hoy, fijaos en la bobada, me he acordado de las Pymes que las están pasando, las estamos pasando «putas», (que mal a estas alturas es un eufemismo), y cómo estamos intentando sobrevivir; y cómo estamos intentando salir adelante; y cómo estamos comunicándonos entre nosotros; y cómo estamos intentado ayudarnos; y cómo no nos resignamos a morir; y cómo recibimos llamadas de aliento; y cómo llamamos a los que están peor que nosotros para alentarles; y cómo buscamos soluciones aunque sepamos que tenemos todas las de perder; y cómo (gran error según algunos) seguimos pensado en personas y no en números; y cómo sin medios, agotando nuestros recursos seguimos ahí creyendo que todo irá a mejor y cómo…

Y hoy, Lourdes, los que me leéis, me he acordado de la frase «Nuestra mayor gloria no está en no haber caído nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos» y al ver las imágenes de la derrota y de la solidaridad me he dicho «Fernando, si te caes ten por seguro que alguien te ayudará a levantarte, y si otro se cae, haz lo mismo: párate y ayúdale.» y también he pensado «El día que las Pymes se pongan de acuerdo, a más de uno y de dos se le va a quitar la bobada.»

Y eso que era un video de publicidad emocional. Aquí os lo dejo.


8 comentarios:

Rafa Bartolomé dijo...

Me habéis hecho llorar, cabrones. Tú y Lourdes. Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Rafa:

No era nuestra intención. Me alegro de que te haya gustado.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Impresionante video. Consegue sacarnos lo mejor de nosotros mismos.
Enlazando con tu post, me ha venido a la mente la película "Una mente maravillosa" en la que John Nash nos regala las teorías de una nueva economía.
La frase clave, que centra uno de los momentos clave de la película rezaba: Lo que beneficia al grupo, beneficia al individuo". Podeis encontrar videos de esa escena en youtube.
Impresionante.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

En primer lugar, enhorabuena por tu blog. Gracias por pasarte por aquí. Una mente maravillosa, qué gran película. No recuerdo exactamente ese pasaje, pero como bien apuntas lo que beneficia al grupo, beneficia al individuo. Como ocurre en el video, la colaboración, la compasión, y el esfuerzo, al final producen beneficios tanto tangibles como intangibles.

Un saludo

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
Como sabes, soy muu aficionado a las metáforas y esta que nos traeis es muy pero que muy buena. Si lo trasladas al perro mundo de las PYMES es por una asociación de ideas que a mí me parece estimulante. Si lo que falta es comprensión y financiación, la clave puede muy bien estar en el trabajo colaborativo, en el networking y de eso empieza a haber signos esperanzadores. No podremos conseguir más y mejor financiación pero nos podemos echar una mano unos a otros si sabemos de alguien que se dedica a lo que necesita uno de nuestros clientes. Una mano ayuda a otra mano. No se trata de inventar nada nuevo sino de ponerlo en práctica.
Un saludo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep Julian:

Como dices, la clave es el trabajo colaborativo. A mí, francamente me gustaría que se implantase de una forma natural y no como consecuencia de una situación anormal. Sólo tenemos que practicarlo como apuntas y quitarnos los miedos y recelos entre nosotros. Creo que si así fuese ganariamos todos empresas y clientes y se podría cambiar a forma de pensar. No hay que olvidar que todos los grandes logros se han conseguido mediante el esfuerzo y la colaboración.

Gracias por participar.
Un saludo

susanatauride dijo...

JODER!!! Cuanto nos queda por aprender. GRACIAS FER.

Fernando López Fernández dijo...

Asi es Susana. Debemos aprender cada día y de ti, aunque no lo creas aprendo mucho.
Besos

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...