viernes, 19 de junio de 2009

De humor, felicidad y salud

Quienes trabajamos en el sector de eventos y espectáculos sabemos que las jornadas laborales, en ocasiones, no duran unas horas sino que se extienden y se extienden porque el guión lo exige. A pesar de esa «esclavitud» que obliga a estar disponible casi «full time» y modificar muchas veces tus planes, es un trabajo apasionante. Y es apasionante porque no es rutinario:todos los días son diferentes, conoces y te relacionas con un montón de gente y aprendes día a día. En definitiva todos los días son un reto que hay que afrontar y conseguir que la magia de la comunicación se haga realidad convenciendo y emocionando a la audiencia a la que te diriges.

Me espera un fin de semana bastante ajetreado que me impedirá escribir en el blog durante unos días. No voy a tener prácticamente tiempo para descansar. Está noche en Madrid y mañana en Canarias representaremos nuestro espectáculo «Cómicos, algo más que los mejores monólogos» con lo cual está noche acabaremos a las cuatro de la madrugada y mañana comenzaremos la jornada en el aeropuerto de Barajas a las diez: volar a Canarias, pruebas de sonido y luces, posiblemente entrevistas con medios locales, función y al día siguiente vuelta a Madrid. Pero no me importa. Y la razón, como apuntaba, es que me gusta esta parte de mi trabajo, y más cuando los artistas son capaces de que en cada sesión se produzcan más de 500 carcajadas dejando en la gente un buen sabor de boca: un trabajo que consiste en hacer feliz a la gente aunque sea durante los 90 minutos que dura el espectáculo.

Y es que la risa es la mejor medicina para el alma que se puede tener. La risa libera endorfinas cerebrales, es un estimulante psíquico, y por su acción en el sistema neurovegetativo, combate el estrés. La risa ocupa un lugar privilegiado en numerosas técnicas antiestrés. la risa estimula la producción de endorfinas y, por tanto, disminuye la intensidad de los fenómenos dolorosos.

Por ejemplo, una hora de angustia equivale a cinco horas de trabajo físico en cuanto a la cantidad de energía consumida. Cinco minutos de una buena risa a carcajadas, son equivalentes a 45 minutos de ejercicio físico.

Las risas verdaderas, explosivas, hacen mover 400 músculos en todo el cuerpo, activan el sistema inmunológico y oxigenan los tejidos. Desde que nacemos y hasta los seis años reimos unas 300 veces diarias. Ya adultos, los más risueños alcanzan 100 risas al día y los menos alegres apenas llegan a 15. Las personas que ríen poco o carecen de sentido del humor son más propensas a padecer enfermedades graves como el cáncer.

Como veís, de alguna manera, cuando hacemos este tipo de espectáculos es como si fuesemos médicos que aliviamos el dolor de la gente o les cargamos las pilas. Y no me negaréis, que esto mola.

Os dejo un video del espectáculo. Feliz fin de semana.

5 comentarios:

FAH dijo...

Muy bueno. Humor, eventos... una mezcla realmente apasionante. mucha suerte. salu2.

Fernando López Fernández dijo...

Y mucho trabajo, que no falte, gracias Francisco

Rafa Bartolomé dijo...

Si es cierto lo que dices sobre el ejercicio físico y la risa, yo que llevo sesenta años sin parar de hacer deporte, ¡madre mía lo que me podía haber reído! Aún así lo he hecho con mucha frecuencia gracias a las personas con las que he vivido. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Rafa:

rierse es lo más sano del miundo y lo que nos ayuda a superar cualquier dificultad. La gente que está alrededor de uno, como apuntas, puede contribuir mucho a que la vida sea más alegre. ¿por cierto vendrás a Vaudeville?
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Supongo que te refieres al evento del día 30. Sí, no faltaremos.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...