miércoles, 6 de mayo de 2009

Lo que dicen los plátanos: Carpe Diem o ¡Ponte las pilas!


Paulo Coelho es uno de los autores más leídos del mundo. Sus libros son traducidos en numerosos idiomas y son legión los lectores que le siguen semanalmente en sus colaboraciones con diferentes publicaciones en varios países del mundo. Su libro, El alquimista ha vendido más de cien millones de copias y su lectura se recomienda (al igual que otros libros suyos) en muchas escuelas de negocios. Lo más característico de su obra es que está llena de pensamientos y reflexiones, que luego cada cual puede aplicar como le venga en gana. Es un autor de éxito y, como tal, tiene sus admiradores y sus detractores: muchos de los que le admiran lo ven como una especie de guía espiritual y hay otros cuantos que consideran que Paulo Coelho lo que hace es escribir libros de autoayuda. En mi caso, yo le considero un contador de historias; de relatos, que enmarcados en diferentes épocas y lugares, muestran con un estilo sencillo y comprensible las miserias y las grandezas de la condición humana. Su trabajo podría pertenecer al mundo del Soul Business porque hace lo que le gusta y pone en ello su alma.

Uno de mis libros preferidos es Maktub que contiene pequeñas historias y experiencias encerrando en sus páginas algunos pensamientos interesantes. Son pequeñas perlas que llevan a la reflexión y que dependiendo de la perspectiva con que se lean podrían significar una u otra cosa. Como es el caso de la historia que transcribo a continuación.

Un hombre decidió pasar algunas semanas en un monasterio de Nepal. Una tarde entró en uno de los templos de la región y encontró a un monje sonriendo en el altar.

- ¿Por qué sonríe usted? Le pregunto el monje.

- Porque entiendo el significado de los plátanos- dijo el monje abriendo una bolsa que llevaba y sacando un plátano podrido del su interior-.

Esta es la vida que pasó y no fue aprovechada en el momento preciso, ahora es demasiado tarde. Acto seguido sacó de la bolsa un plátano todavía verde. Se lo enseñó y volvió a guardarlo.

- Esta es la vida que no ha ocurrido, hay que esperar el momento preciso-dijo. Finalmente, sacó un plátano maduro, lo peló y lo compartió con el hombre diciendo:

- Éste es el momento presente. Aprende a vivirlo sin miedo.

La conclusión que saqué la primera vez que leí este texto, hará ahora unos nueve o diez años, fue que el relato invitaba a «aprovechar el momento», a seguir la locución latina «Carpe Diem», o como decía mi padre «exprimir el limón.» Éste, no se si consejo o sugerencia, siempre he procurado tenerlo cerca de mí.

Pero, es curioso, el otro día cuando lo releí, me dio la sensación que lo que la historia contaba -no se si por esta situación de un mundo que vive en permanente malas noticias, (posiblemente fuese así) – era que solo hoy, en el presente puedes hacer cosas; lo pasado, pasado está y el futuro, si no trabajas y actúas en el presente será muy complicado de afrontar: algo así como que hay que ponerse las pilas y no tener miedo a lo que venga, porque si no los plátanos se volverán a pasar. Éste, no se si consejo o sugerencia, también he procurado tenerlo cerca de mí.

Las dos reflexiones pueden ser igual de válidas, y creo que muy aplicables, a la vida personal y profesional; vidas que aunque queramos o nos empeñemos separarlas, están condenadas a entenderse.

Saca tus propias conclusiones.

6 comentarios:

Rafa Bartolomé dijo...

Fernando, mañana mismo compro "Maktub". Confieso que todos los días desayuno un plátano, pero yo lo hacía por lo del potasio.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Bueno Rafa, otro argumento más para comer plátanos.
Un abrazo

susanatauride dijo...

No me gustan los plátanos, pero me quedo con el símil y la reflexión.
Besos.

Fernando López Fernández dijo...

Bueno Susana.

No es necesario que te guste todo en la vida. Gracias por hacerme estas visitas.

Besos y abrazos

FAH dijo...

fernando, para mí el "carpe diem" se suele interpretar mal. Habitualmente es el "viva la juerga" por si te mueres mañana... Para mí el "carpe diem" es "hoy puede ser un gran día"... El "carpe diem" hace referencia a que estés donde estés y hagas lo que hagas, exprime ese momento, tanto en el tiempo de ocio como de ocio... para mí está cercano al concepto de "flow".

un abrazo,

Fernando López Fernández dijo...

Francisco: totalmente de acuerdo con tu apreciación en lo que respecta al "Carpe Diem", que coincide mucho con lo que decía mi Padre, y lo que comentabas en tu blog sobre el "Flow". Eso si, como todo, que cada uno interprete lo que le venga en gana.

Gracias por pasarte por aquí.

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...