sábado, 14 de marzo de 2009

Violencia en Guatemala: el Comité Vengador

Guatemala es un país extremadamente hermoso. La naturaleza, en un alarde de generosidad, derrochó sobre su superficie tal cantidad de bellezas naturales que el viajero hallará en sus selvas, ríos, bosques, lagos, valles, montañas, volcanes…un precioso regalo para la vista y un eficaz bálsamo para el alma. Pasearse por esas tierras mayas obliga gustoso al ojo a esforzarse en captar, para almacenar en el disco duro de los recuerdos, cada instante que asoma ante la retina.

Uno de esos lugares es el Lago Atitlan, en el departamento de Sololá, al que algunos denominan como «El lago más bello del mundo.»

De impresionante belleza, sus aguas a lo largo del día tornasolan tranquilas ofreciendo sutiles cambios de color que hipnotizan y relajan el cuerpo. En sus alrededores las rocas asoman desnudas entre bosques de pinos que se desperdigan por las laderas que conducen al lago; los árboles se inclinan hacia el lago como si avanzaran para sumergirse en sus aguas; los helechos y vegetación se desparraman sin sentido por cualquier recoveco dejado por la tierra. Se observan también cascadas de caudal fino y brutal que con su estruendo acompañan el sonido monótono de miles de bichos. Un lugar idílico en el que sin embargo también habita el dolor y la desesperación.

Las orillas del lago albergan diferentes comunidades mayas que luchan por sobrevivir en un entorno hostil lleno de violencia e injusticia como ocurre en el resto de un país que, cada mañana, se despierta con noticias sobre casos de violencia, robos con fuerza, secuestros, violaciones, extorsiones y asesinatos. El lago Atitlán no es una excepción. No es nuevo. Es un mal endémico del país cuyos orígenes se remontan a bastantes siglos atrás.

Si la naturaleza fue magnánima con los mayas, la historia mostró su lado más cruel posando en sus tierras lo peor del ser humano.

Recuerdo que reflexionaba sobre ello, como el de la canción «sentado en el muelle de la bahía», en Panajachel mientras seguía con la mirada la estela que dejaban las lanchas que comunican los pueblos del lago. Minutos antes, un chaval me había entregado una fotocopia de una proclama que hacían unos ciudadanos de Pana autodenominados «El Comité Vengador» en el que habían tomado una decisión para acabar con los problemas que estaban corrompiendo y destrozando su manera de vivir. En cada línea leída llegaban a mis reflexiones los fantasmas de la violencia y sucesos de siglos pasados. Se manifestaban los antepasados de los «Cackchiqueles» y los «Quichés», dos de las etnias más importantes de Guatemala que convivieron en relativa armonía hasta que a unos o a otros – seguramente a los dos – se les cruzaron los cables y libraron sangrientas batallas que, como ocurrió durante la conquista de Nueva España, facilitó enormemente el camino a los conquistadores españoles, quienes mediante alianzas pasajeras, añagazas diplomáticas, tecnología militar y una gran dosis de mala leche conquistaron Guatemala con una crueldad sólo comparable ( si es que la crueldad se puede comparar) a la utilizada por el ejercito guatemalteco durante la guerra civil que tuvo lugar en los finales del siglo veinte: una guerra de esas de las que en Europa casi ni te enteras; guerras de las que se miran hacía otro lado; guerras del tercer mundo que sólo después del desastre interesan.

El manifiesto, que transcribo tal y como me lo entregaron, expresa toda la rabia, dolor y cansancio de quien ha sido humillado y no está dispuesto a resignarse ante unos sucesos que han puesto al límite la paciencia humana.

Al pueblo de Panajachel

En un lugar secreto de Panajachel, nuestro bello municipio, pero en los actuales momentos nidos de ladrones, prostitutas, narcotraficantes y toda clase de alimañas. Preocupados por los últimos secuestros de personas honradas, trabajadoras y de buenas costumbres en la cual ha participado la corrupta Policía Nacional Civil, a cuyo jefe, todos los delincuentes, le pasan una cuota de dinero, para que no investigue y haga la vista gorda, ante los hechos delictuosos sucedidos en el pueblo y con la paciencia y negativismo del Actual Alcalde Municipal, el corrupto Gerardo Higueros y todos sus cómplices ladrones de la corporación municipal, y solo para muestra un botón: al mes de haber asumido como alcalde, ya tenía una camioneta nueva color negro y a los tres meses se compró la propiedad que está anexo a su casa en la calle catorce de febrero (Frente a la Galería Nan Cuz). Pero en nuestro pueblo todos se alarman y de baja voz se comentan todos los atropellos de conocidos delincuentes, pero no pasa nada, nadie se atreve a tomar acciones, para frenar, el caos, que tenemos en el pueblo, desde que personas que no son del pueblo, nos han venido a mandar, y nos les importa nada el pueblo sino ver que roban, sino vean al Enio Urizar, al Santos Vásquez, que después de simples pelados, los vemos con carros de lujo y propiedades en distintos lugares de la república, después que eran simples pelagatos. Es increíble el caos, el desorden que tenemos en el pueblo, pero siempre no pasa nada.
¡ Qué pasa Panajachelenses de corazón, hasta cuando nos vamos a dejar! En vista de lo expuesto, nos hemos organizado para repeler todo tipo de violencia, en contra de ciudadanos, que han sido atropellados por estos secuestradores, narcotraficantes, asesinos, ladrones, etc… Basta yá, pueblo de Panajachel, el día de hoy nace el COMITÉ VENGADOR DEL PUEBLO DE PANAJACHEL, para desenmascarar, aunque ya es secreto a voces, los que están cometiendo estos delitos, y por este medio lo denunciamos, para que todos lo sepan, estos delincuentes son : JEFE DE LA PANDILLA: MONTEJO, quien actualmente tiene una cantina de mala muerte en la avenida de los Árboles, pero solo es apariencia, porque el verdadero objeto de este negocio es el expendio de drogas , y planificación de los secuestros que están sucediendo actualmente, que sólo esta semana fueron cuatro personas, pero los tienen amenazados para no digan nada. Y los actores materiales son: EL PECAS TORTOLA, MARLON Y HERMANO MENOR DE LOS CULULEN (HIJOS DE MINCHO CULULEN, EL MECANICO Y EL LADRON DEL ANDRES DIAZ DIAZ , ALIAS EL TUMA). El Montejo, goza de la protección de la Policía Nacional Civil, porque le pasa tajada , por cada secuestro, u onza de cocaína que vende semanalmente , por eso hasta carro le compro el jefe de la policía. En vista de todo lo expuesto, este COMITÉ, les da el plazo de ocho días para que abandonen la población, a estos indeseables, bajo condición que si no lo hacen, se atengan a las consecuencias. Que conste que no estamos bromeando, no los queremos eliminar, pero si no hacen caso a esta advertencia, nos obligarán a hacerlo. Somos personas pacíficas, pero ya colmaron nuestra paciencia, porque nadie hace caso de la zozobra, que se está viviendo en el pueblo, porque están secuestrando a cualquiera, no importando si tienen dinero o no. Pero no están solos, nuestros paisanos, ojalá, que algún día nos lo agradezcan, porque hoy empieza la limpieza social del JARDIN DE AMERICA POR EXCELENCIA. Por favor comparta este boletín, fotocópielo y repártalo en el barrio, con sus familia, con sus amigos, porque todo lo hacemos por el bien de nuestro querido pueblo. Esperamos que comparta nuestro pensamiento, y nos comprenda, cuando sepa que las acciones que se tomen en contra de estos delincuentes mencionados, porque esto es como un cáncer, hay que cortarlo, porque si no crecerá y nos va a matar. Piense, que hoy fueron estas personas, que secuestraron, pero mañana puede ser uno de los suyos. Estemos alerta, y no debemos tener miedo de estos delincuentes, denúncielos, porque nosotros lo apoyamos y lo apoyaremos. Este COMITÉ no les tiene miedo a estos delincuentes, ya los conocemos. Como es posible que anden en buenos carros y no trabajen, que anden de cantina en cantina, derrochando dinero, obtenido por sus fechorías. Le recordamos que al Tuna, al Marlon y su hermano el pecas Tórtola, ya los persiguieron cuando estaban asaltando en la Ruta de Godinez hacia Patzun pero solo detuvieron al Tuma, que estuvo en la cárcel por asalto. Existe un nuevo amanecer, para nuestro querido pueblo, y es hoy, o se van estos delincuentes o los matamos, porque muerto el perro, muerta la rabia. Atentamente

Panajachel, departamento de Sololá, 22 de julio de 2008

La situación, aunque ha mejorado, dista mucho de considerar a Guatemala como un país seguro. No tanto para el turista (que como suele ocurrir en los países de escasos recursos económicos es protegido porque aporta unas necesarias divisas) como para el nativo que vive en muchos casos con miedo. Pero como hemos visto, todo tiene un límite. Todavía hay hombres que están dispuestos a matar y condenarse por conseguir un mundo mejor. No es el camino. Lo saben. El estado guatemalteco debería intervenir para erradicar la violencia de este bellísimo país. En sus manos está, aunque me temo que segura y tristemente, al final seguirá imponiéndose, como ha demostrado la historia, quien pueda ser más violento. Mal vamos.

4 comentarios:

Katy dijo...

Es que esperar justicia de gentes injustas que somos TODOS porque está en nuestros genes.
En América lo tienen claro la culpa es de España de todo lo que les ha ocurrido y la causante a fecha de hoy de sus males. Y las guerras en el resto del mundo desde la antiguedad la tienen los bárbaros y ahora USA.
No se puede juzgar la historia tan a la ligera. Algo bueno dejaría España. Las corruptelas de hace hace 50 años no creo que sea España la causante.
En tu otro post lo dejaste claro todos somos responsables y no está bien echar las culpas unos a otros de lo que ocurrió hace 500 años
No creo que unos sean los buenos y otros los malos. Hay que dejar algo para la evolución si es que existe
Un beso

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando<: tampoco había leído este escalofriante post. Contra la violencia no es la solución más violencia, pero ¿qué se puede hacer?
Como bien dices tiene que ser el gobierno guatemalteco el que ponga orden en esa y otras poblaciones que supongo existirán. Ardua labor les queda por lo que expones en tu post.
El comienzo es magnífico en sus descripciones. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Esl a percepción que tienen sí, pero eso también va cambiando a medida que se ve que no sólo fueron los españoles. La historia depende de como se cuente, pero una vez fuera los españoles (más de 200 años en algunos casos) la cosa o no ha cambiado mucho o ha empeorado. Todos somos el resultado de una evolución o involución.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Pues ya ves que el comentario ja volado, pero se ha posado otra vez. Te contesté en el otro.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...