miércoles, 18 de marzo de 2009

Escuelas del Soul Business


En el post de ayer hablaba sobre lo desamparada que se encuentra la infancia en muchos lugares del mundo. También comentaba que algunas instituciones y personas estaban desarrollando iniciativas para conseguir un futuro mejor a aquellos niños y jóvenes que cuando alguien tiró por ellos al aire la moneda del destino les salió cruz.

En el mundo (especialmente en Suiza) existen numerosas escuelas de hostelería donde se forman los mejores profesionales que luego se convertirán en directores de los hoteles y restaurantes más prestigiosos del mundo. Cualquiera que haya pasado por las escuelas de Lausanne, Les Roches o Glion no sea un tarambana y ame su profesión, tendrá grandes posibilidades de asegurar su futuro. Eso sí, no son accesibles para cualquier economía. Hay que tener posibles o padrino. Recuerdo que cuando estudiaba turismo, acudir a una de estas escuelas era el sueño de muchos y que yo recuerde, de todos los alumnos de clase solo una chica fue a estudiar a la de Lausanne: creo. Existen otras escuelas de hostelería que si bien no son famosas si tienen algo especial. Son aquellas a las que yo denomino como Soul Business School.

Es el caso de la escuela de hostelería Hoa Sua de Hanoi, donde se forma de manera totalmente gratuita a jóvenes cuyo curriculum cumple todos o algunos de estos requisitos.

-Complicada situación familiar (huérfanos o abandonados, escasez de recursos económicos, entorno familiar degradado).

- Hijos de inválidos de la guerra de Vietnam.

- Bajo nivel de educación.

- Chicos de la calle sin acceso a un hogar, salud, educación…

- Escasos recursos para ganarse la vida: limpiar zapatos, vender souvenirs, hacer recados, mendigar comida…

Es decir, gente sin prácticamente posibilidades que están abocados a morir, convertirse en delincuentes o venderse al mejor postor.

La historia de la escuela a grandes rasgos es la siguiente: seis mujeres vietnamitas conscientes de la situación tan desfavorable de estos jóvenes (que ya lo debieron pasar mal como niños), decidieron crear una organización sin ánimo de lucro con el fin de ayudarles a salir de la pobreza y la discriminación social en la que se encontraban. Como siempre más ilusión y compromiso que dinero. Hoy lo que empezó como un proyecto se ha convertido en una de las iniciativas de más éxito de los últimos años.

La escuela, situada en el Hanoi antiguo, ofrece cursos de cocina vietnamita, asiática, europea, pastelería y panadería, destinados a los jóvenes con los requisitos mencionados líneas arriba y cursos de costura y bordados para sordomudos y discapacitados. En sus paredes los alumnos tienen la posibilidad de aprender y adquirir conocimientos profesionales que posibilitarán, al terminar los estudios, poder ganarse la vida e integrarse en una sociedad que les tenía vetados.

No es fácil. Son varias las dificultades a las que se enfrentan. Por un lado, el bajo nivel de educación de los alumnos (en su mayoría) cuando llegan a la escuela y, por otro, las exigencias de un sector como el de la hostelería que cada vez exige mejores profesionales. Para solventar esta situación la escuela desarrolla diferentes programas de formación teórico-prácticos en el que se combina la enseñanza tradicional vietnamita y la francesa; se elaboran programas profesionales de formación específicos para cada joven: programas cortos para aquellos que tienen menos estudios y programas largos para aquellos que realizaron la enseñanza secundaria; también programas específicos para niños de la calle, minorías étnicas. En función de ello, los alumnos realizan prácticas durante tres meses en la escuela, en el restaurante de la escuela o en otras empresas con las cuales se firman convenios de colaboración.

Mientras permanecen en la escuela cuentan con un seguro, uniformes, servicios de salud, pequeñas ayudas en función de resultados escolares (incentivo por objetivos) e incluso ayudas de urgencia para familiares con graves dificultades. Disfrutan también de actividades culturales y visitas a hoteles y restaurantes.

Las principales vías de financiación de la escuela son las aportaciones y donaciones de numerosas personas y las contribuciones regulares de asociaciones caritativas, instituciones vietnamitas y extranjeras que a través de sus programas de cooperación internacional (entre ellos la embajada de España) contribuyen a que la escuela pueda funcionar. Adicionalmente, la escuela cuenta con otras vías de financiación como el restaurante (uno de los más conocidos y visitados de Hanoi) donde realizan las prácticas los alumnos; la venta de la panadería y la venta de artículos bordados en la escuela.

La escuela Hoa Sua es algo más que una escuela. Todos ganan.

Los alumnos – Adquieren conocimientos, viven experiencias que nunca imaginaron; comparten algo más que la miseria, se sienten dignos y útiles para la sociedad; pero sobre todo pueden vivir el presente tranquilos e imaginar su futuro con esperanza.

Los empresarios – Contratan unos profesionales bien formados, además de tener la oportunidad de ir participando de la formación, evaluación y elección de los alumnos.

La escuela - Que consigue el objetivo de mejorar las condiciones de vida de muchas personas (no solo de los alumnos) y además se retroalimenta de los consejos y sugerencias que le ofrecen los profesionales de la hostelería.

La sociedad – Que se beneficia globalmente de esta iniciativa al reducir un poco más las desigualdades sociales, amén de sentirse mejor porque quien ayuda siempre se siente bien.

Con una Soul Business School ganamos todos

2 comentarios:

Elisa dijo...

que bueno que muchas personas que provienen de una situación familiar o social complicada tengan laoportunidad de acceder a un nivel educativo superior. tus entradas siemmore reflejan los aspectos más actuales de nuestra sociedad.muy bueno
un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Gracias por pasarte por Soul Business Elisa: El mundo es dificil, pero como ves siempre hay iniciativas que lo dulcifican.

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...