jueves, 5 de marzo de 2009

Coca-Cola: algo más que un refresco, algo más que una marca

¿Por qué estamos aquí? ¿Qué es lo que nos hace únicos? ¿Supone eso una gran diferencia? ¿A quién le importa? Eran preguntas que lanzaba Tom Peters, uno de los más controvertidos gurús del management en su libro, «El meollo del Branding». En sus páginas venía a decir, que en un mundo de superabundancia, en el que la calidad y los costes de los productos eran muy similares, la diferenciación como ventaja competitiva sería cada vez más difícil de conseguir: el consumidor tiene tantas posibilidades de escoger que tomará la decisión en función del poder que tenga la marca en la mente y corazón del consumidor. A partir de su teoría de «las 3 leyes físicas del marketing»: «beneficios patentes», «un motivo real para creer» y «una gran diferencia», Peters comentaba que la marca es lo que define a una empresa y que ésta no es solo la visión, la publicidad que vemos o su logotipo. Hablaba, más bien, de intangibles como la pasión, la historia que quiera contar, la causa por la cual está la empresa en el mercado. Es decir, de preguntas que se harían los consumidores: ¿Quienes son?, ¿Cuál es su historia?, ¿Por qué están aquí?, ¿Qué los hace únicos?, ¿Es una diferencia?, ¿Por qué debemos comprar? Aseguraba que las experiencias serían más importantes en el futuro que los productos.

Por ejemplo «El Bulli» no vende comidas sino experiencias, BMW no vende coches, vende experiencias, en el mundo de los eventos no se vende un acto social sino una experiencia. Y así un largo etcétera. Peters decía que las historias y experiencias serán más importantes en el futuro (es decir hoy) que los productos, porque la capacidad de transmitir emoción es lo más importante en un mundo dominado por la tecnología.

Así lo lleva haciendo desde hace décadas una de las compañías que más saben de esto: y lo han vuelto a hacer. La compañía de bebidas refrescantes más importante del mundo.

Coca-Cola acaba de lanzar en España una de las campañas más brillantes de los últimos tiempos que sin duda va a generar una gran repercusión social. Con el mensaje «Destapa la felicidad»

No es nuevo que en los anuncios de Coca-Cola, el optimismo y la felicidad estén presentes, -los consumidores asocian Coca-Cola a la felicidad-, lo que me parece genial es como consiguen que la marca trascienda al producto, que cree una conexión emocional con los consumidores a través de la reflexión.

En unos momentos en el que la situación económica es muy complicada han sido capaces de transmitir un mensaje de optimismo y de esperanza a la gente. El anuncio, que comenzó a emitirse la semana pasada se muestra la historia de un anciano que acude al encuentro de una recién nacida.

« ¿Qué le diría el hombre más viejo al bebé más joven?» Así comienza el anuncio que muestra la historia de una anciano que viaja al encuentro de una recién nacida. Durante 90 segundos, con una fuerte carga emotiva, el spot nos muestra las reflexiones que un anciano, dirige a la recién nacida. Son palabras sensatas, dichas con la ternura y sabiduría de quien siendo consciente de que se encuentra en la recta final de su vida, no por ello hay que dejar de buscar la felicidad. Palabras de quien ha visto ya casi todas las guerras, todas las crisis y todas las injusticias y sabe cómo funciona esto que llamamos mundo; palabras también de quien ha amado,reido, disfrutado de la amistad o de una puesta de sol.

Fantástica la frase «No te entretengas en tonterías, que las hay, y vete a buscar lo que te haga feliz»

Un buen y necesario anuncio que, como siempre, tendrá detractores que tacharan el anuncio de sensiblero, de oportunista, de jugar con los sentimientos de la gente; qué como pueden sacar un parto en un anuncio; que si son unos imperialistas etcétera. Los mismos que lloran viendo Bambi con sus hijos en el cine mientras se beben una Coca-Cola, los mismos que pueden ver un buen concierto de rock o una olimpiadas gracias al patrocinio de la marca, los mismos, en fin, que no entienden que para bien o para mal, Coca-Cola forma parte de sus vidas.

Han creado una conexión, un vínculo con la gente. Y eso lo saben hasta los que no consumen Coca-Cola o, como en mi caso, muy de vez en cuando.

Algo más que un refresco, algo más que una marca.

2 comentarios:

Elisa dijo...

hola qué tal? creo que soy adicta a la coca-cola, no puedo estar sin tomarla. los reclames de la marca son los mejores!!!
un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Gracias por pasarte por aquí una vez más. Conozco mucha gente que cree lo mismo que tu.La pregunta que te hago es ¿por qué la tomas? y Si, son de los mejores reclames como dices.

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...