martes, 17 de febrero de 2009

El lenguaje de la música

Si hay un lenguaje que entiende toda la humanidad es el de la música. Desde que nacemos aparece en nuestras vidas en forma de nanas o suaves melodías que nos acompañan en ese viaje que se llama la vida.

Un tiempo después, se incorporan inocentes canciones de letras pegadizas «debajo de un botón ton ton…», de animales que hacen cosas absurdas «un elefante se balanceaba…», o una mezcla de las dos «tengo una vaca lechera…»: el caso es que el la combinación de música y letra contribuye al desarrollo del lenguaje oral como al emocional y forma parte del aprendizaje. En la adolescencia y la juventud la música forma ya parte del carácter, proyectándose a través de ella muchos rasgos de la personalidad (rebeldía, amplitud de miras, gregarismo, independencia, sensibilidad etc.…). A medida que pasan los años - como si la edad sosegase el espíritu – se van aceptando, asimilando y comprendiendo sonidos que tiempo atrás habían sido ignorados: como por ejemplo sucede con la música clásica, que al final acaba gustando.

No se entiende la vida sin ella. En cualquier cultura la música está presente: en las celebraciones ya sean oficiales, familiares o religiosas; en los momentos solemnes; con el himno nacional que no deja de ser una seña de identidad; en el ocio…

Personalmente, he podido comprobar que en los países donde se canta y la música invade las calles, la población parece más feliz como si las notas musicales fuesen alimento para el alma.

Pero la música, sobre todo, es una forma de comunicación. A través de ella se expresa alegría, tristeza, suspense, nostalgia, amor, intriga. No importa si la melodía está acompañada o no de letra y, si ésta, esta cantada en un idioma desconocido, con seguridad podremos identificar una emoción y presentir de qué va el asunto. Uno de los ejemplos más claros se puede encontrar en las películas, cuyas bandas sonoras parece que avisan al espectador de lo que va a suceder o intentan transmitir una emoción para reforzar lo que se ve en pantalla.

La música es un idioma en si, un esperanto que se inventó sobre la marcha para dotar al ser humano de un lenguaje común y universal.

Hace semanas me llegó un video que habla precisamente del lenguaje de la música. En el se ven a músicos callejeros de todo el mundo; países Bajos, Italia, España, USA, Rusia, Venezuela, Congo, Brasil… De lo mejor que he visto en mucho tiempo.

Esta auspiciado por Playing for Change, un proyecto que tiene como objetivo utilizar la música como instrumento de transformación social: un nexo de unión entre la humanidad.

Es lo que yo llamo un Soul Business. Disfrutadlo.



video

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Te has fijado que toda España canta, Gallegos, Vascos, Asturianos,Catalanes, Andaluces, Canarios, que decir de los Valencianos...Menos Castilla. Por fin: una desgraciada seña de identidad. Bnovata

Fernando López Fernández dijo...

Si, es cierto. La verdad es que los Castellanos no somos muy cantarines. Quizá se deba a la paradoja de que por un lado el castellano tiene un carácter individualista y resignado y, por otro, a que esa individualidad está condicionada a un complejo que nos hace estar más pendientes del "que diran", "de lo que piensen de nosotros", que de expresar los sentimientos. Y eso nos lleva a ser un poco grises. Como bien dices, una desgraciada seña de identidad.
Gracias por participar.
Saludos

FAH dijo...

La música, imprescindible, una gran generadora de estados de ánimo y tiene solución para cualquier estado de ánimo. Me gusta lo que decía Alejandro Sanz: "Una canción no puede parar un tanque, pero sí partir el alma del guerrero que la conduce". salu2.

Fernando López Fernández dijo...

Francisco:
Buena cita la de Alejandro Sanz. Como apuntas, la música es imprescindible en nuestras vidas y no se concibe un mundo sin ella. Es medicina y remedio para el alma.

Saludos.

Katy dijo...

Aún no te conocía cuando escribiste este post. Una buena reflexión de como la música, la melodía son un idioma universal que entendemos todos.
El video si lo conocía es uno de los mejores sobre estos músicos anónimos co talentos espectaculares.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Gracias por recomentar. Lo bueno de la música es que siempre es reconocible y cercana para todo el mundo.
Un beso

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...