domingo, 25 de enero de 2009

La importancia del ritmo en la vida

Desde la antigüedad, la percusión como herramienta de comunicación y cohesión ha estado presente en prácticamente todas las culturas. Los tambores han anunciado la llegada de gobernantes o peligros; han sido utilizados en las guerras para infundir valor a la propia tropa y miedo a sus enemigos; han estado presentes en numerosas ceremonias y celebraciones. Seguimos con palmas las canciones; nuestros pies siguen el ritmo de la música, aplaudimos de forma espontánea cuando algo nos gusta y si me apuráis el Código Morse es el primer lenguaje universal nacido de la percusión: el hombre es ritmo.

En los últimos años una de las actividades más demandadas por las empresas para sus eventos corporativos ha sido la realización de talleres de percusión. La fórmula es sencilla: en ellos, cada participante recibe un djembe, y unos monitores se encargan de enseñar a tocarlo con ritmo. Durante la sesión se combinan la percusión africana – se enseñan los ritmos, las cadencias, los tiempos- con técnicas de formación encaminadas a promover la cohesión del grupo, sensación de pertenencia, o el fomento del liderazgo. Este "Aprendizaje Experiencial” contribuye al desarrollo de la creatividad individual, la capacidad de concentración y a que los participantes eliminen estrés y experimenten los sentimientos de logro, satisfacción y alegría.

Una de las claves del éxito del taller reside en la supresión de jerarquías que permite la interactividad entre diferentes departamentos y cargos uniendo a todos en algo que pueden comprender y compartir: situación que no suele ocurrir por ejemplo entre el departamento de administración y el de marketing de una empresa, que en muchas ocasiones perciben a la otra parte como un enemigo y no un colaborador. Según una teoría que me acabo de inventar mientras escribo esto, la cohesión en una organización se podría medir por la forma en que se refieren los unos a los otros.

Si en la empresa dicen: “Los de” (pon aquí el departamento) – No hay muy buen rollo

Si dicen: “El o la” (pon aquí el departamento) – Se toleran

Pero si dicen “Nuestro/a” (pon aquí el departamento) – Son un equipo

Juegos aparte, lo más positivo de esta y otras actividades experienciales es como los participantes despiertan sus emociones y profundizan en sus percepciones, liberando tensiones y cargándose de energía. Y son tiempos en los que se necesita mucha.

Sólo tienen una contraindicación: no son adecuadas para aquellas empresas que piensen que es una actividad lúdica, o que no crean que el principal factor de éxito de las empresas sean las personas.

Os dejo un anuncio, que refleja en gran medida la importancia del ritmo en nuestras vidas.


video

3 comentarios:

FAH dijo...

Fantástico el video. Enhorabuena por el Blog.

Salu2.

Fernando López Fernández dijo...

Gracias Francisco

Myriam dijo...

Excelente entrada. También a mi me gusta, tengo CD con música de persusión africana que he utilizado en talleres de Psicología que he dado. EL ritmo te lleva solo, si nos dejamos llevar.

Un beso

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...